Xalapa, Ver. – Sobre la calle Manuel Ávila Camacho, en Xalapa, no todo son mujeres que cargan regalos o atienden sus celulares por motivo de este 10 de mayo; sobre el carril de baja velocidad también marchan unas 80 madres quienes coincidenn en que este día no es festivo sino “algo peor que estar de luto”.

Convocadas por tres colectivos de familiares de personas desaparecidas, las mujeres caminaron a lo largo de cinco kilómetros hasta el Monumento a La Madre, donde ofrecieron flores a los suyos, víctimas de desapariciones y desapariciones forzadas durante las últimas tres administraciones estatales. 

“¿Por qué los buscamos?, porque los amamos. ¡Hijo, escucha, tu madre está en la lucha! Este 10 de mayo quiero un abrazo de mi hijo desaparecido”, fueron algunas de las consignas que resonaron en una capital que ha sido el último paradero de hijos, sobrinas, esposos, hermanas.

En medio del estruendo que patrocina la incertidumbre, sobresalen los gritos de Teodora Contreras de Ocampo, quien con su mano izquierda sostiene un bastón y con la derecha sujeta una pancarta con los nombres de sus hijos Mario Alberto y Cirilo de Ocampo Contreras, quienes desaparecieron junto a su nuera Soledad Castillo Contreras, el 04 de mayo de 2010.

“Tantos años de lucha…En vez de que estuviéramos comiendo, rodeados de nuestros hijos, hoy los estamos buscando. Ya no puedo. Sea como sea los queremos de regreso”, se lamenta Teodora, quien porta una camiseta blanca con letras rojas, con la frase ¿Dónde están?”.

De acuerdo con su relato, sus familiares fueron secuestrados en Xalapa, pero no hubo arreglo con los victimarios y hoy cumple ocho años sin saber de ellos. “Todo me quitaron; me pedían 5 millones y hasta la casa me quitaron. ¿De dónde se los daba si nosotros éramos pobres?, se lamenta entre llantos.

Como Teodora, otras mujeres se abrazan solidarias, conversan con las fotografías de sus hijos y cuelgan tres siluetas de personas dibujadas en cartulina sobre el monumento a la Madre.

“Para nosotras este 10 de mayo no es festivo, sino algo peor que estar de luto”, grita Yolanda Espíritu Mora, quien desde el 14 de octubre de 2011 busca a sus hijas Ivonne e Iriana Yset Amador Espíritu, quienes desaparecieron en Xalapa junto a José Barrera Fernández y Luis Alberto Torres Castillo.

[relativa1]

De acuerdo con la Carpeta de Investigación 1196/2011/ra/xal/11, Ivonne e Iriana, de oficio custodias, fueron privadas de su libertad junto a otros dos compañeros y una mujer de identidad desconocida en un bar de Xalapa, por presuntos integrantes del cartel de Los Zetas.

La mujer de 66 años de edad, lamenta la falta de apoyo de parte del Gobierno Estatal. “El gobernador Miguel Ángel Yunes Linares se reunió con nosotros cuando andaba en campaña y prometió que iba a dar con nuestros desaparecidos y que traería paz a Veracruz. Le pido al señor que ponga atención a nuestro dolor y que se ponga en nuestros zapatos”, reclama Yolanda.

En el recinto a La Madre, Sara González Rodríguez, también da entrevista a la prensa y explica que esta marcha “es para hacer un llamado a la población y que sepan que esto le puede pasar a cualquiera”. Pero a su vez, asegura que el problema que se avivó en el gobierno de Javier Duarte, prevalece en la administración de Yunes Linares.

 “No nos basta el trabajo de la Fiscalía de caza duartistas (excolaboradores de Javier Duarte) esto Yunes lo pide ahora porque está haciendo política, porque quiere dejar a su hijo. Pero eso no nos beneficia porque los delincuentes no dicen dónde dejaron a nuestros hijos; y se olvidan de las búsquedas y las identificaciones”, critica. 

Otra mujer que acudió a la marcha fue Nancy Bolaños Rodríguez, quien busca a su hermano Santiago Damián, privado de su libertad por un comando armado el 08 de octubre de 2013, en Xalapa.

[relativa2]

La integrante del colectivo Por La Paz Xalapa, explica a su pequeño hijo que el motivo de que la foto de su hermano sea exhibida sobre la avenida es para “Recordarle que, aunque no esté con nosotros, él sigue presente en nuestra familia, y que vamos a buscarlos hasta encontrarlo”.

Bolaños Rodríguez, lamenta el rezago en las investigaciones, y asegura que los únicos indicios son, en su mayoría, aportados por las familias. “A las autoridades que no se les olvide que no estamos buscando un muñeco, estamos buscando vidas. Y si no están con vida al menos encontrarlos”, recrimina.  

Marchas por desaparecidos se replicaron a lo largo de Veracruz

Al igual que en Xalapa, colectivos de familiares de desaparecidos replicaron las marchas este 10 de mayo en municipios que a su vez representan a las regiones más lastimadas por la inseguridad en la entidad.

Marcha Xalapa

En Veracruz, las integrantes del Colectivo Solecito encabezaron una marcha en el puerto de Veracruz, que partió del Tranvía del Recuerdo en punto de las 5 pm.

Fue hace dos años, en 2016, cuando un 10 de mayo, las madres de desaparecidos recibieron un anónimo que incluía el mapa de un predio en donde les sugerían buscar a sus hijos e hijas: Colinas de Santa Fe, la fosa clandestina más grande de América Latina.

[relativa3]

En Orizaba, en la zona centro, el Colectivo Familias de desaparecidos Orizaba-Córdoba partió en marcha desde la iglesia de Santa Gertrudis en punto de las 3 pm. Posteriormente participaron en una exposición fotográfica en recuerdo de sus familiares.

En Coatzacoalcos, al sur de Veracruz, el colectivo de Madres en Búsqueda “Belén González”, la convocatoria fue este jueves, a las 9:30 am desde la calle Zaragoza y Bravo, a la altura del Hospital Civil. Las víctimas indirectas ofrecieron plegarias en favor de los suyos.

Marcha Orizaba

Marcha Coatzacoalcos 

Marcha Veracruz