La Casa Blanca no se va a interponer en el camino de las compañías y centros de investigación que trabajan en el avance de la Inteligencia Artificial (IA) en Estados Unidos. Así lo ha confirmado un alto funcionario de la administración de Donald Trump.

[relativa1]

Trump pondrá en marcha un nuevo comité que se ocupe de todo lo relacionado con esta tecnología. Estará compuesto por funcionarios de investigación y desarrollo del más alto nivel del gobierno de Estados Unidos y se encargará principalmente de identificar las prioridades en este campo, así como de mejorar la coordinación de las inversiones federales.

El Comité Selecto de Inteligencia Artificial, presentado en una cumbre en Washington, D.C., evaluará a las prioridades e inversiones de Estados Unidos en Inteligencia Artificial (IA).

En estos momentos, las naciones compiten para asegurar el dominio en este campo: China quiere ser el líder mundial para 2030 y el Reino Unido planea gastar más de 1.3 mil millones de dólares en desarrollo de inteligencia artificial.

El valor de negocio a nivel global derivado del empleo de la IA está previsto que alcance los 1.17 billones de dólares en 2018, un 70% más que los 695.000 millones de dólares de 2017, según cálculos de la consultora tecnológica Gartner.

Esta creciente tecnología está preparada para crear 2.3 millones de empleos para 2020, según Gartner, mientras elimina otros 1.8 millones.

Surge así otra polémica más entre el gobierno y parte de la comunidad científica. La Inteligencia Artificial y el deep learning ya han ocasionado preocupaciones de tipo ético sobre control, privacidad, ciberseguridad y el futuro del trabajo.

Estados Unidos ya ha tenido discusiones con el mundo de la ciencia en temas tan críticos como el cambio climático, y los científicos han visto cómo crecían los recortes en varias áreas cruciales para ellos. Pero está por verse qué sucede en este campo.

[relativa2]

Existen tres tipos de fuentes de valor de negocio derivadas del uso de la Inteligencia Artificial:

1.-La mejora de la experiencia de cliente.

2.-Los nuevos ingresos por la venta de productos y servicios, tanto nuevos como actuales.

3.-La reducción de costes a la hora de producirlos.