En una noche de fiesta pueden pasar muchas cosas, nunca falta el "galán" que insiste en que bailes con él, o aquellos con manos sueltas que tocan tu brazo sin razón o te abrazan para hablarte al oído porque hay mucho ruido en el lugar, sin mencionar a los que usan el pretexto de las copas de más para sobrepasarse.

De acuerdo con E-consulta, para demostrar cuántas veces las mujeres son tocadas sin su consentimiento, una marca de bebidas puso a prueba un vestido equipado con decenas de sensores capaces de registrar las veces que cada una de las mujeres que lo usaron fue tocada sin su permiso.

Cada uno de los tocamientos fue transmitido vía wifi a una base de datos, además de que en el lugar fueron colocadas una serie de cámaras para grabar las situaciones en las que las mujeres soportaron tocamientos no solicitados.

La noche del experimento "El vestido del respeto" fue usado por tres mujeres que acudieron durante algunas horas a una discoteca de Sao Paulo. El resultado de la cantidad de tocamientos y de aproximaciones indeseadas fue impactante: 157 veces en 4 horas, es decir, 40 veces por hora.

Las imágenes de las cámaras que fueron colocadas en la discoteca muestran que los hombres no aceptan el rechazo y son insistentes para tocar, además de que se sienten libres de disponer de todo lo que hay a su alcance, no importando si son cosas o personas que deben ser respetadas en su espacio vital.

Esta campaña pretende hacer conciencia sobre el acoso que las mujeres sufren en el espacio público, además de mostrar a los hombres que también pueden aproximarse a las mujeres sin tener que acorralarlas o querer poseer inmediatamente.

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]