Córdoba, Ver. - Empleados y simpatizantes del candidato a la diputación federal por el distrito de Córdoba del Partido Verde Ecologista de México, José Abella, tuvieron un enfrentamiento con elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del estado de Veracruz, que dejó como saldo ocho personas detenidas y varios lesionados.

El conflicto empezó el 29 de mayo de este 2018, cuando el empresario recorría la colonia Fredepo y fue increpado por militantes de la Antorcha Campesina, que le pidieron irse del barrio pues ahí todos eran priistas.

La discusión acabó cuando personal del candidato sacó sus armas de fuego y cortaron cartuchos cuando eran seguidos por una turba que pretendía agredirlos con bates y palos, según señalan.

[relativa1]

Al día siguiente, el abanderado a la gubernatura por la coalición del PRI y del Verde, José Yunes Zorrilla, reprobó los hechos y condenó las agresiones y la intimidación con pistolas de los supuestos escoltas.

En seguida, José Abella pidió a su candidato que antes de emitir una declaración primero se informara, dado a que, según él, fueron los Antorchistas, los que comenzaron todo. No conforme, llamó "pendejo" a Yunes Zorrilla.

El domingo, el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, también reprobó que el cordobés haga campaña con personas armadas, por lo tanto, informó que pondría un equipo especial para vigilarlos. La respuesta de Abella fue una ola de insultos contra el panista, a nivel nacional, en el programa de radio de Ciro Gómez Leyva.

Este martes 5 de junio, agentes de Tránsito del Estado detuvieron siete camiones de la ruta Metro, en la ciudad de Córdoba, propiedad de Abella, la justificación fue que tenían los vidrios polarizados y cortinas.

A las pocas horas, el del Verde convocó a decenas de trabajadores de sus empresas, en la zona centro del estado de Veracruz, y a militantes para que protestaran en el Centro de Comando y Control de Córdoba, por el supuesto acto intimidatorio.

[relativa2]

La protesta bloqueaba calles y avenidas así que fue disuelta por los policías que arrojaron gases lacrimógenos y dieron algunos golpes a los manifestantes, deteniendo a unas ocho personas, todas, en su mayoría, conductores de los camiones Metro.

La manifestación se trasladó al Parque 21 de Mayo y luego a los bajos del Palacio Municipal, en donde tuvieron otra gresca con granaderos que protegían la entrada del ayuntamiento.

Hasta ese lugar llegó José Abella, quien dio una rueda de prensa a los medios que cubrían la gresca con los uniformados en las oficinas del municipio.

[relativa3]

"Este operativo, el día de hoy fue en represaría por lo que vino a decir él (Yunes Linares), que yo fui a agredir ciudadanos a la Antorcha y eso es una vil mentira, y él lo sabe, porque él es más mañoso que nadie. Yo fui a hacer campaña, aquí en Córdoba todos saben que, en la Antorcha, no los colonos, con los colonos estoy agradecido porque ellos le dieron cobijo a mi hijo y a mi esposa".