El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad al Hussein, pidió al gobierno de Estados Unidos "cesar inmediatamente" la política de separación por la fuerza de niños y padres migrantes.

Sí lo dijo durante  su discurso de apertura de la trigésima octava sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, donde también aseguró  estar "profundamente preocupado por las políticas recientemente adoptadas que castigan a los niños por las acciones de sus padres"

Asimismo, calificó de "inadmisible" la política implementada por la administración del presidente Donald Trump.

Abundó que la Asociación Estadounidense de Pediatras calificó la medida de  "cruel" y " un abuso infantil consentido por el Gobierno" que puede ocasionar daños  sin reparo para toda su vida.

[relativa1]

A su vez, el secretario General de la ONU, António Guterres, defendió este lunes que los niños "no deben ser traumatizados separándolos de sus padres", en relación a la manera en que los menores son arrancados de sus familiares en la frontera.

Autoridades estadounidenses dieron a conocer que cerca de dos mil menores fueron separados de sus padres entre abril y mayo.

Expusieron que las nuevas medidas implementadas por la administración de Trump son necesarias para reforzar la seguridad fronteriza y que demás ayudará a disminuir la migración ilegal.

Además, aumentó en más de 20 por ciento la cantidad de niños en custodia federal entre mayo y abril del presente año. Con la separación, los padres se fueron a prisión o fueron deportados, mientras que los menores se fueron a refugios.

El portavoz de la oficina del alto Comisionado de la ONU, Ravina Shamdasani, denunció la semana pasada que cientos de menores fueron detenidos en la frontera sur de Estados Unidos y separados de sus padres desde el pasado octubre.

[relativa2]

Destacó que la mayoría de las familias salieron de Guatemala, Honduras y El Salvador huyendo de situaciones de creciente inseguridad y se les debería proteger, por lo que pidió que parara de manera inmediata la separación de familias.

EU NO ES CAMPO DE MIGRANTES

El presidente Donald Trump aseguró que Estados Unidos no se convertirá en un "campo de migrantes" ni un "campo de acogida de refugiados".

Asimismo, aseguró que no permitirá que ocurra lo mismo que en Europa, "no lo permitiré, no bajo mi vigilancia".

En los últimos han aparecido reportes de la dramática situación en que se encuentran los menores, alojados en almacenes reconvertidos en centros de detención temporal.

[relativa3]