Mauricio Clark sigue dando de qué hablar luego de que hace algunos días revelara haber curado su homosexualidad debido a terapias donde tuvo un acercamiento a Dios.

Tras la controversia que desató esta declaración, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) retomó el tema y destacó que este tipo de prácticas son una forma de violencia y discriminación.

“En los últimos días han saltado algunos sucesos acerca del funcionamiento y efectividad de las terapias de conversión, desde Conapred expresamos una postura, con base en la Constitución mexicana y la Declaración Universal de Derechos Humanos, las terapias de conversión son una forma de violencia y discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género y transgreden los derechos al libre desarrollo de la personalidad, a la salud, a la integridad personal y a la igualdad y no discriminación”, manifestó el consejo.

“Terapias de conversión no son guiadas por investigaciones científicas o psiquiátricas rigurosas, sino que se basan en teorías y literatura cuya validez científica es cuestionable, que no sólo ignora el impacto del estigma social en la motivación de los esfuerzos para curar la homosexualidad, sino que es una literatura que estigmatiza activamente la homosexualidad también”, agrega el mensaje.

[relativa1]

Conjuntamente, manifestó que con base en la investigación realizada en la Asociación Americana de Psiquiatría, donde se indica que una persona descubre su orientación sexual alrededor de los 10 años de edad, y que esta se fundamenta en sentir una atracción sexual y afectuosa hacia individuos de diferente género al suyo, su mismo género o de diversos géneros, es que descartan la validez de este tipo de ejercicios.

“Existe un consenso internacional, tanto científico como de los máximos organismos de protección de derechos humanos que llevan a concluir que las denominadas terapias de conversión parten de supuestos científicamente falsos, consistentes en la posibilidad de que la orientación sexual puede ser modificada por terceras personas y la consideración de que las orientaciones sexuales no normativas, tal como la homosexualidad, constituyen una patología o enfermedad susceptible de ser curada”.

Finalmente, el Conapred señaló que estas terapias vulneran el desarrollo de la personalidad, la salud, la integridad personal, así como la igualdad y no discriminación, provocando efectos dañinos con respecto a la diversidad sexual y contribuyendo a la homofobia.

Hasta el momento el comunicador no ha brindado alguna declaración al respecto.

Foto Agencia México | Con información de E-Consulta

[relativa2]