Veracruz, Ver. - Por varios años, Adolfo y Marcos buscaron comprar una casa a crédito por medio del Instituto del Fondo Nacional para la Vivienda de los Trabajadores, pese a vivir juntos desde hace seis años no podían unificar sus puntos, por eso decidieron emprender una lucha por legalizar su unión.

Tras dos meses y medio de trámites burocráticos que incluyeron un amparo ante las instancias federales, lograron el objetivo concretándolo este 15 de agosto en una de las salas del primer Registro Civil que existió en el país, el de Veracruz.

[relativa1]

Acompañados de familiares y amigos llegaron a la ceremonia en la que una juez los casó ante las leyes veracruzanas, lo que les otorga todos los beneficios legales y asistenciales.

El abogado Guillermo Izacur Maldonado, presidente de la asociación LGTB Jarochos, quien gestionó los amparos para realizar la boda, dijo que es un logro que estos jóvenes puedan realizar su matrimonio.

“A diferencia de la Ciudad de México, que ya es algo normal, de aquí se van parejas a casarse allá; en Veracruz no están permitidas las bodas entre personas del mismo sexo, por eso se tiene que promover una demanda de amparo ante las leyes federales, para que, a su vez, obliguen al Registro Civil de Veracruz a legalizar las uniones de hombres con hombres o mujeres con mujeres”.

[relativa2]

El activista explicó que la Constitución del Estado contempla solo la figura de hombre y mujer para realizar un matrimonio, por eso buscan a los tribunales para que declaren ese artículo discriminatorio y así admitan ese tipo de uniones.

Adolfo Solís, de 32 años y Marcos Ruiz, de 25 años, viven juntos desde hace seis años, los dos trabajan y tienen prestaciones de ley que esperan poder unificar para acceder a una casa propia.

“Son siete años de conocernos y seis de vivir juntos y la verdad es que es un paso muy importante, grande, que, realmente ya lo estamos viendo desde hace mucho tiempo, pero que por una cuestión u otra se nos había dificultado”, dijo Adolfo.

[relativa3]

Hace casi tres meses, acudieron a pedir informes al Registro Civil de Veracruz y fueron los mismos empleados que les recomendaron la asesoría de Izacur, quien se encargó de gestionar todos los trámites sin cobrarles ni un peso.

“Es tan legal como cualquier otro matrimonio, incluso, tal legal que, por ejemplo, están todas las prestaciones como Seguro, el Infonavit, ya se pueden unir los puntos, ya los trámites los tenemos, nosotros, en puerta”, dijo.