Xalapa, Ver.- Tras asegurar que sigue siendo víctima de extorsión por el Fiscal de Veracruz, Jorge Winckler; el exsecretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita presentó una demanda de juicio político contra el procurador veracruzano, por extorsión y tortura.

Acompañado de su abogado, el exfuncionario recién liberado como consecuencia del cambio de medidas cautelares por el delito de desaparición forzada de personas y otros delitos de tipo patrimonial, dijo que presentó una demanda con pruebas por la supuesta tortura y extorsión de la que se ha dicho víctima durante su tiempo de reclusión en el penal de Pacho Viejo.

Cuestionado sobre las declaraciones que realizó sobre otros exfuncionarios como Luis Ángel Bravo Contreras, exfiscal de Veracruz preso también por desaparición forzada, al tiempo en que él mismo denuncia pruebas fabricadas de la Fiscalía, argumentó que fue presionado.

[relativa1]

“Con tortura y con extorsión, hasta los exsecretarios se doblan estando en la cárcel (…) Sigo siendo víctima de extorsión por parte del Fiscal”.

Bermúdez Zurita también fue increpado sobre los bienes en el extranjero de su propiedad y que fueron adquiridos con recursos públicos, hecho que dijo, el fiscal Jorge Winckler “convirtió” en un delito, y tiene pruebas para demostrar que sigue pagando esas propiedades pues la compra se hizo a 20 años.

- Usted dice que sigue pagando sus créditos y todo lo que adquirió durante su función como secretario de Seguridad Pública, ¿con qué ingresos si usted no ha tenido un trabajo para poner financiarse?

Se le preguntó a Bermúdez, quien sólo mantuvo la mirada y dejó que su abogado, Rodolfo de la Guardia respondiera.

“Todos y cada uno de los créditos han sido pagados más allá de que todas las casas han sido rentadas y se han autopagado de manera directa, lo sabe el Fiscal General porque tiene un dictamen pericial, y lo tienen los jueces de Veracruz”.

Finalmente, se dijo “inocente” de las “aberrantes acusaciones que se me imputan”, y declaró que “lamenta” las muertes y los maltratos que pueda recibir alguna persona, que él no cometió.

[relativa2]

- ¿Pide castigo para todas las personas que lo ingresaron en la cárcel?

- Lo que pido es justicia.

Los reporteros intentaron preguntarle sobre el caso de la acusación en su contra sobre desaparición forzada, pero el exfuncionario decidió retirarse.

Arturo Bermúdez Zurita fue detenido el 3 de febrero de 2017 por el delito de enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias y abuso de autoridad; ya recluido, fue detenido por el delito de desaparición forzada de personas un año después.

En agosto de 2016, una investigación periodística puso en evidencia que Bermúdez Zurita y su esposa eran propietarios de cinco residencias en el complejo The Woodlands, en el estado de Texas, valuadas en 2.4 millones de dólares; un día después de su publicación, renunció al cargo.

Las propiedades comenzaron a ser adquiridas entre agosto de 2012, un año después de que Bermúdez Zurita fue nombrado jefe policiaco.

Sobre el delito de desaparición forzada, al también conocido como “Capitán Tormenta” se le atribuye al menos 15 casos durante su gestión, y es señalado por testigos y víctimas de comandar desapariciones forzadas a través de las corporaciones policiales y un grupo de élite conocido como “Los Fieles”, señalado por desapariciones y tortura.

[relativa3]