Xalapa, Ver.- La cifra negra de desapariciones en Veracruz, ascendería a las 20 mil personas veracruzanas no localizadas, la mayoría, jóvenes de entre 14 y 25 años de edad, informó Lucía Díaz Genao, directora del Colectivo Solecito de Veracruz.

Durante su ponencia en el conversatorio ciudadano "Los Desaparecidos en Veracruz" , en el Congreso de Veracruz, expuso que tan sólo en el sexenio de Miguel Ángel Yunes Linares, se calculan entre dos mil y tres mil casos de desaparición, sin embargo, criticó la falta de certeza en las cifras oficiales.

[relativa1]

“No tenemos cifras porque el Fiscal –Jorge Winckler- ha sido muy renuente a compartirlas, tenemos una oscuridad toral en el tema cifras, sin embargo, decir que teníamos 3 mil 600 y que tenemos 2 mil ahorita, estaríamos hablando de 5 mil y tantas con denuncia, lo que significa que la cifra negra es pasmosa”.

En ese sentido, detalló, que en la Fiscalía General durante la administración de Luis Ángel Bravo Contreras –preso por desaparición forzada- se hablaba de 3 mil 600 carpetas de investigación por el delito de desaparición.

Lo más lamentable, apuntó, es el sub registro, pues por cada denuncia, hay unas seis o siete denuncias que no se presentan, en muchos casos, por las amenazas a la integridad y seguridad de las familias de desaparecidos.

Además, remarcó, también existe renuencia y omisión por parte de Fiscales del estado, que son los primeros en desalentar y rechazan las denuncias.

Díaz Genao lamentó que la misma sociedad no tiene conocimiento sobre cómo actuar en el caso de la desaparición de un familiar, y el concepto que predomina es aislado.

[relativa2]

“La sociedad civil en general tiene un concepto muy aislado de lo que son las desapariciones, piensan que son a ciertas personas solamente, porque el gobierno ha sido muy creativo para esconderlas y para acusar a las propias víctimas de haber sido desaparecidos. Tenemos que la sociedad piensa el discurso del Estado”.

Este, discurso, dijo cumple una doble función y una de ellas es que no les exija la búsqueda de personas desaparecidas, y este se ha convertido en uno de los obstáculos más grandes para establecer la agenda en materia.

“Yo soy víctima de ese mismo discurso del gobierno, decía Duarte “Veracruz Seguro”, yo desafortunadamente lo creí; quizá pude haber hecho más por mi hijo, pude haberle dicho “no hijo, quédate en Mérida, no regreses a Veracruz” sin embargo, desafortunadamente, pensé que el discurso tenía algo de cierto”, finalizó.

[relativa3]