El gobierno de México anunció el despliegue de 10 mil 200 elementos del Ejército, la Marina y la Policía Federal en las 17 regiones más violentas del país, donde se producen el 35 por ciento de los homicidios.

El secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, dio a conocer que los elementos se sumarán a los 600 elementos adicionales que habían sido asignados a estas zonas de riesgo. Los elementos tendrán presencia permanente y no serán replegados de las áreas mientras la estrategia esté en marcha.

[relativa1]

Estas 17 zonas se encuentran en ciudades de Tijuana, Juárez, Culiacán, Irapuato, Tlajomulco, Manzanillo, Salamanca, Chilpanchingo, Nuevo Laredo, Reynosa, Monterrey, Celaya, Uriangato, Benito Juárez y Acapulco.

La estrategia también incluye que elementos de la Policía Federal sean desplegados en los límites de la Ciudad de México y el Estado de México, donde se registran delitos de alto impacto.

Durazo detalló que los policías no portarán armas largas y tampoco instalarán retenes "adicionales".

Explicó que la estrategia será evaluada en dos semanas.

[relativa2]

La estrategia señala como prioritarias las sedes de Tijuana, Ciudad Juárez, Culiacán, Irapuato, que abarca los municipios de Pueblo Nuevo, Romita y Silao; y Tlajomulco, que incluye Tlaquepaque.

Además de Acapulco, Ecatepec, Manzanillo, que abarca Armería, Minatitlán y Tecomán; y Salamanca, que incluye Jaral del Progreso, Santa Cruz, Valle de Santiago y Villagrán.

Chilpancigo, Nuevo Laredo y Reynosa; Monterrey, Celaya, Uriangato, y Benito Juárez, son otras regiones donde pondrán énfasis.

[relativa3]