Xalapa, Ver.-De los 212 municipios veracruzanos que recibieron el aval del Congreso del Estado para endeudarse, solo 80 aspiran a créditos o adelantos de participaciones federales por mil 800 millones de pesos para este 2019. El resto, 132, sufren “veto” por acumular un sobreendeudamiento, problemas de laudos, o simplemente no están interesados en este esquema.

El pasado 9 de mayo la LXV Legislatura de Veracruz aprobó nuevos préstamos a todos los ayuntamientos por un monto total general de 5 mil 185 millones 237 mil 221 pesos; es decir que pese al visto bueno de los diputados locales solo 80 buscan acceder al 34.7 por ciento del monto total que les autorizaron.

Lo anterior lo confirmó el titular de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), José Luis Lima Franco, quien reconoció que las administraciones municipales arrastran deudas, laudos o simplemente haciendo valer su autonomía no les interesó el método de endeudamiento a corto plazo que permitió el Poder Legislativo a propuesta del gobernador, Cuitláhuac García Jiménez.

En marzo del año en curso el gobernador remitió al Congreso una iniciativa con Proyecto de Decreto para que su gobierno pueda contratar un nuevo crédito bancario hasta por mil 540 millones 476 mil 477.40 pesos.

El documento fue presentado a los diputados locales por el titular de la Sefiplan, quien detalló que igualmente se buscaba que los 212 municipios de la entidad recibieran permisos para adquirir nuevos endeudamientos por 5 mil 185 millones 237 mil 221 pesos.

En ambos casos los compromisos serían pagaderos en lo que resta de su administración, es decir en el caso del gobierno estatal hasta el 2024 y para los 212 municipios en 2021, propuesta que fue aprobada por el Poder Legislativo veracruzano, que cuenta con mayoría morenista.

Se estableció que los financiamientos se adquieran con cualquier institución de crédito o integrante del Sistema Financiero Mexicano a tasa fija y bajo las mejores condiciones del mercado, poniendo como fuente de pago la afectación de hasta 25 por ciento del derecho a recibir y los ingresos que a cada municipio le corresponden del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS), en sus dos componentes: Municipal (FAISM) y para las Entidades (FAISE).

Los créditos se podrán gestionar durante los ejercicios fiscales 2019 y 2020, fijando que los proyectos de inversión pública o de obra pública tengan la validación de la Secretaría del Bienestar, en términos de la Ley General de Desarrollo Social y los Lineamientos Generales del FAIS.

En entrevista el secretario de Finanzas señaló que este tipo de endeudamiento a corto plazo puede resultar benéfico, pues permite realizar obras “de mayor envergadura” a las administraciones municipales y con ello recudir índices de pobreza o marginación. Ahora se comprueba que aunque se les dio la autorización del legislativo no todos podrán aprovecharla.

[relativa1]

ORFIS evidenció municipios con sobreendeudamiento

La pésima situación financiera de los municipios fue evidenciada por el Órgano de Fiscalización Superior (ORFIS) en 2016 con un informe especial. El organismo fiscalizador señaló que de los 212 Municipios y 14 Paramunicipales, los empréstitos y obligaciones financieras ascendían a 3 mil 437 millones 754 mil 273.17 pesos, por concepto de deuda pública a largo plazo, emisiones bursátiles y bonos cupón cero.

En el caso de la deuda pública, al 31 de diciembre de 2016, se reportó que 121 Municipios y 1 Entidad Paramunicipal ya estaban comprometidas bajo la modalidad financiera de crédito simple a largo plazo con la Banca de Desarrollo y Banca Comercial, con plazos de 13 a 300 meses garantizando los pagos con participaciones y aportaciones federales.

A la fecha el propio titular de la Sefiplan del gobierno de Cuitláhuac García confirmó que al menos 132 Ayuntamientos de Veracruz enfrentan sobreendeudamientos y compromisos económicos, como el pago de laudos, que los impiden acceder a créditos a cambio de comprometer hasta el 25 por ciento del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS) en este 2019.

Por esta razón el 62 por ciento de los 212 municipios de Veracruz tienen el permiso del Congreso y el respaldo del gobierno estatal de Cuitláhuac García Jiménez para gestionar créditos, pero carecen de la capacidad financiera para hacerlo.

“Nosotros estimamos que unos 50 u 80 municipios podrían estar accediendo a este adelanto de participaciones”, dijo el titular de la Sefiplan este viernes, tras una reunión con ediles y alcaldes que están interesados en comprometer el FAIS para realizar proyectos de obra pública.

[relativa2]

Eran buenas intenciones

Hace dos meses el secretario de Finanzas José Luis Lima Franco declaró que incluso aquellos municipios con deuda brusatilizada podrían acceder a este mecanismo, ya que “la instrucción del Gobernador era apoyar para reestructurar la deuda” y lograr que al pagar una menor tasa pudiera solicitar nuevos financiamientos.  

“La instrucción del gobernador Cuitláhuac García es apoyar a los municipios, estamos analizando la posibilidad de reestructurar la deuda de los municipios por el concepto de la bursatilización, todo esto para que tengan una mejor tasa de interés, se les liberen flujos (recursos), para destinarlos a otros ámbitos”, expuso ante medios de comunicación.

No obstante, el funcionario aceptó que prácticamente una tercera parte de los Ayuntamientos en Veracruz está en la posibilidad de buscar financiamientos para invertir en obra pública, como “una forma de disminuir los índices de pobreza”.

“Se podría adelantarles este año cerca de mil 800 millones de pesos que serían Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social que pudieran destinarse directamente para obras de infraestructura social que incide directamente en la disminución del rezago de pobreza”.

Entrevistado al término de la reunión con ediles para definir una “Agenda Hacendaria”, insistió en que bien aplicados los créditos pueden reducir los índices de marginación que imperan en Veracruz.

“Es muy benéfico porque en lugar de hacer pequeñas obras con los recursos que vienen realizando año con año, se pueden hacer obras de mayor envergadura, de mayor impacto en los índices de pobreza y marginación”.

Incluso, el funcionario aseguró que los créditos pueden influir para que en los próximos años los Ayuntamientos puedan acceder a más recursos federales si comprueban haber disminuido los índices de pobreza.

[relativa3]