Xalapa, Ver.-El juez de control de los juzgados de Pacho Viejo en Coatepec, Francisco Javier Hernández Lima, exoneró al ex secretario de Salud, Juan Antonio Nemi Dib, de los delitos de incumplimiento de un deber legal y abuso de autoridad.

Este martes la autoridad jurisdiccional determinó no vincular a proceso al ex funcionario del gobierno de Javier Duarte de Ochoa, quien en Diciembre de 2017 fue detenido y acusado de haber permitido, mediante la firma de un contrato, el uso de materiales de baja calidad para la construcción de la Torre Pediátrica en el puerto de Veracruz.

Sin embargo, en septiembre de 2017 el ex secretario recibió prisión domiciliaria por problemas de salud y posteriormente un tribunal federal le concedió un amparo para dejar insubsistente el primer acto de vinculación en su contra y dictar uno nuevo en el que se determinó la no vinculación a proceso por parte del juez de control.

No obstante, el Código de Procedimientos Penales permitía a la Fiscalía apelar o seguir investigando y llevar a cabo una nueva imputación.

El miércoles pasado la Fiscalía intentó acusar a Nemi Dib de los mismos delitos, aunque ahora el juez terminó por sobreseer el caso.

[relativa1]

De acuerdo con la defensa del ex secretario con esta no vinculación se genera el sobreseimiento del asunto: “lo que es equiparable a una sentencia absolutoria”.

Esto significa que la Fiscalía no pudo aportar un solo dato de prueba que demuestre que Nemi Dib ordenó al director de espacios de Salud firmar un contrato para la construcción de la Torre Pediátrica; puesto que no era su facultad o no estaba facultado para hacerlo como titular de la Secretaría.

El argumento central es que en el periodo en que Nemi Dib estuvo al frente de la dependencia la Dirección de Espacios de Salud era un organismo público descentralizado con personalidad jurídica propia y patrimonio propio.

De esta manera de existir irregularidades que constituyan un delito estas son atribuibles al director de espacios de Salud, según los abogados del ex funcionario.

[relativa2]

Fue una persecución política

En entrevista el miércoles pasado Nemi Dib aseguró que su imputación se trató de una persecución política, en la que además se atentó contra su derecho a la Salud estando en prisión, razón por la que presentó una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH).

Añadió que fue presionado para involucrar a la ex primera dama, Karime Macías y al ex gobernador, Javier Duarte en otros delitos, pero al oponerse le negaron el derecho a recibir atención médica.

Lo anterior sin importar que un médico forense de la Fiscalía General determinó que si no recibía atención hospitalaria podía morir, lo que consta en documentos oficiales que sustentan su queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

[relativa3]