Xalapa, Ver.- En la conferencia de prensa de este 26 de junio, el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador manifestó de nueva cuenta su compromiso en deshabilitar el uso de fracking en el país para la extracción de hidrocarburos.

Se le cuestionó acerca de la 34° Sesión Extraordinaria del Órgano de Gobierno de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) en la que el organismo aprobó el plan que Pemex presentó para exploración y producción del campo AE-0387-2m en Humapa a través de fracking, localizado en los límites de Veracruz y Puebla.

Al respecto el mandatario aseguró que esa autorización, solicitada desde noviembre, se suspende. Explicó que antes de la conferencia se trató el tema y que instruyó al director de Pemex tomar cartas en el asunto.

[Relativa1]

Tras su elección, fue una de las promesas del ahora presidente de la república, desde San Luis Potosí el 5 de octubre de 2018 aseguró “no vamos a utilizar el famoso fracking para explotar ese petróleo”.

La Alianza Mexicana contra el Fracking alertó el pasado 14 de febrero acerca de la autorización que CNH extendió para la exploración en formaciones no convencionales en el Estado de Veracruz, para el que se utilizaría fractura hidráulica.

Más de 20 organizaciones nacionales que integran la Alianza, exigieron al presidente López Obrador y al Legislativo cumplir con sus promesas de campaña e impedir que se obtuvieran hidrocarburos a través de fracking en México.

[Relativa2]

Así mismo, el 11 de febrero pasado fue aprobada durante la Octava Sesión Extraordinaria del Órgano de Gobierno de la CNH la modificación de cuatro Planes de Exploración presentados por Pemex Exploración y Producción, en los cuales se autorizaba el uso de fractura hidráulica en las Asignaciones AE-0381 – Pitepec, AE-0385-2M-Soledad, AE-0382-2M- Amatitlán y AE-0386-“M-Miahuapán en la Cuenca Tampico Misantla, Veracruz.

En México, existen al menos 7 mil 879 pozos que utilizan fractura hidráulica para la extracción de hidrocarburos, mismos que acumulan 36 mil 159 fracturaciones a lo largo del territorio nacional.

Los efectos de esta práctica a nivel ambiental son letales, aseguró la Alianza Mexicana contra el Fracking, ya que es una técnica peligrosa que daña la calidad del agua, el suelo, el aire y el clima.

[Relativa3]