Boca del Río, Ver.- Otro accidente sucedió en el llamado “crucero de la muerte” ubicado en el bulevar portuario kilómetro 13.5 y la carretera federal Veracruz-Xalapa, la víctima fue ahora el conductor de un automóvil particular, quien falleció prensado dentro de su vehículo luego de ignorar el alto y estrellarse contra el camellón, una malla de acero y luego contra una fila de árboles, la unidad terminó dentro de los terrenos de un parque industrial.

El percance sucedió durante la madrugada de este viernes, cuando el fallecido circulaba con dirección de norte a sur. Al parecer el accidente ocurrió cuando el conductor circulaba sobre el kilómetro 13.5 y no se detuvo en el entronque con la autopista, por lo que el auto se fue de frente, atravesando el camellón y siendo detenido por los árboles.

El crucero se ha convertido en uno de los más peligrosos de la ciudad, por la importante carga vehicular que pasa a diario y la velocidad que se maneja en ambas carreteras.

[Relativa1]

Al arribo de los paramédicos y unidades de la policía, se percataron que el conductor no presentaba señales de vida. La persona fue identificada más tarde como Alfredo H. R., de aproximadamente 43 años de edad, quien conducía un auto tipo Jetta de color gris. 

Se especula si el hombre se durmió al volante o sufrió algún ataque que le impidió controlar su unidad.

Arribaron elementos de la Policía Federal, Policía Estatal y del servicio forense. La policía Ministerial tomó conocimiento de los hechos e iniciaron investigaciones por el percance.

[Relativa2]

Crucero de la muerte

Además de los constantes accidentes aparatosos y mortales que han sucedido en esta carretera -entre volcaduras, carambolas y choques- y que han dejado una cantidad elevada de heridos y fallecidos; se suma la sospecha de que varias extensiones del terreno que bordea la carretera han sido utilizadas como cementerios clandestinos por el crimen organizado.

Madres del colectivo Solecito, que busca a sus familiares desaparecidos en el estado de Veracruz, dicen haber encontrado indicios de las personas que presuntamente están enterradas ahí y que el número puede ascender hasta las 500 víctimas.

También declaran haber encontrado vestigios de las “cocinas” en las que los criminales eliminaban los cuerpos de sus familiares, tambos, gasolina, vendas y ropa, entre otros objetos, han sido encontrados en las inmediaciones del “entronque de la muerte”.

[Relativa3]