Xalapa, Ver.- Para este 2019 la reestructuración de la deuda pública que proyecta el gobierno de Cuitláhuac García Jiménez se busca implementar en dos fases, una para la deuda a largo plazo del Estado por 41 mil millones de pesos y la otra etapa para 199 municipios por más de mil 400 millones de pesos.

Las demarcaciones más importantes, o con mayor presupuesto de los 199 que comprometieron sus participaciones federales con la bursatilización implementada en el gobierno de Fidel Herrera en 2008, en lugar de disminuir sus deudas las han incrementado en varios millones de pesos, según datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SCHP).

En cuanto a los casos más graves de endeudamiento por la bursatilización del Impuesto a la Tenencia Vehicular, misma que desapareció en 2012 y comenzó a pagarse con los recursos federales de los ayuntamientos, se encuentran Xalapa, Coatzacoalcos y Veracruz.

Tan solo en esos tres municipios se suman 322 millones 63 mil 41 pesos de deuda, de un total general de mil 424 millones 298 mil 978 que 199 municipios deben con corte a marzo de este año. Hace 11 años el monto inicial de deuda fue de mil 207 millones 999 mil 591 pesos para todos los endeudados.

Hay que recordar que las emisiones bursátiles se pagan en Unidades de Inversión (Udis), que se cotizan en dólares y están incrementando los pasivos que enfrentan los municipios a partir de la inflación, de ahí que el gobierno morenista busca reestructurar la deuda del Estado, por 41 mil millones de pesos, y la de los municipios en una segunda etapa.

Hace 11 años en el caso de Xalapa la deuda inició con una emisión de dos bonos bursátiles, el primero de estos por 69 millones 131 mil 554 pesos que aumentó a 86 millones 591 mil 577 pesos a marzo de este 2019.

El segundo por 14 millones 756 mil 867.76 pesos el 16 diciembre de 2008; sin embargo, a marzo de este año su saldo es de 12 millones 317 mil 557 pesos. Ambos son pagaderos a 330 meses; en total 27 años y medio. 

El municipio de Veracruz obtuvo una emisión de 98 millones 634 mil 367 pesos, pero que actualmente su saldo es 123 millones 545 mil 689 pesos; es decir, que en 11 años no solo no redujo su deuda sino que la aumentó en 29 millones 911 mil 322 pesos.

Además, en este municipio se obtuvo un segundo crédito por 21 millones 54 mil 558 pesos, que a marzo de este año tiene un saldo de 17 millones 574 mil 239 pesos.

En el caso del Ayuntamiento de Coatzacoalcos obtuvo una deuda de 85 millones 381 mil 223 pesos, pero su saldo aumentó a 106 millones 945 mil 301 pesos en 11 años, pese a que anualmente se pagan los costos de las emisiones bursátiles.

[relativa1]

Deuda sigue incrementándose en la mayoría de municipios

El Ayuntamiento de Orizaba inició en 2008 con una deuda de 33 millones 505 mil 517 pesos, pero actualmente su deuda se ha incrementado a 41 millones 967 mil 748 pesos.

También en la zona centro, en Ixtaczoquitlán, los habitantes iniciaron una deuda de 15 millones 634 mil 644 pesos, pero actualmente su deuda aumentó a 19 millones 583 mil 366 pesos.

Otro de los Ayuntamientos endeudados es Córdoba con una deuda adquirida en 2008 de 31 millones 469 mil 960 pesos, que actualmente ya es de 39 millones 418 mil 85 pesos.

Minatitlán, cuya deuda inicial fue de 21 millones 883 mil 511 pesos tiene un saldo al corte de marzo de 27 millones 347 mil 833 pesos; además de un segundo crédito otorgado por 4 millones 660 mil 595 pesos, pero que actualmente es de 3 millones 890 mil 199 pesos.   

También en la zona sur, el municipio de Tierra Blanca enfrenta una deuda de 15 millones 15 mil 752 pesos, aunque en 2008 recibió 11 millones 988 mil 28 pesos.

En Agua Dulce la deuda pasó de 10 millones 549 mil 38 pesos a 13 millones 213 mil 327 pesos. Otro caso grave es el de Cosoleacaque que en 2008 obtuvo 15 millones 757 mil 538 pesos y actualmente debe 19 millones 737 mil 298 pesos.

El Ayuntamiento de Nanchital obtuvo en 2008 con la bursatilización de la tenencia vehicular 10 millones 835 mil 958 pesos, pero su pasivo aumentó a 13 millones 572 mil 714 pesos.

En el caso de Poza Rica, uno de los municipios de la zona norte del estado, adquirió una deuda de 27 millones 301 mil 718 pesos, pero a 11 años de pagar intereses la suma se incrementó a 34 millones 197 mil 103 pesos.

En Tuxpan se emitió un bono bursátil por 27 millones 122 mil 331 pesos, monto que aumentó a 33 millones 972 mil 410 pesos a la fecha; es decir, aun pagando, su deuda incrementó en 6 millones de pesos.

Otro municipio cuya deuda ha aumentado con el paso de los años es Papantla que en 2008 obtuvo una emisión bursátil por 16 millones 413 mil 466 pesos y que actualmente es de 20 millones 558 mil 889 pesos.

Hay otros municipios con deudas que si bien son menores a las antes descritas son igualmente limitantes para sus finanzas, como en el caso de Coatepec, que accedió a 6 millones 926 mil 360 pesos y que con el paso de los años ahora debe 8 millones 675 mil 698 pesos.

En un caso similar se encuentra Cosamaloapan, cuya deuda paso de 8 millones 542 mil 137 pesos a 10 millones 669 mil 560 pesos; Pánuco pasó de deber 8 millones 791 mil 374 pesos a 11 millones 11 mil 744 pesos.

Otro caso es el de San Andrés Tuxtla, que inició con un pasivo de 8 millones 125 mil 821 pesos y que actualmente enfrenta una deuda de 10 millones 178 mil 98 pesos.

En Tihuatlán se entregaron 6 millones 861 mil 360 pesos por concepto de bursatilización de la deuda, pero actualmente enfrenta una deuda de 8 millones 594 mil 282 pesos.

El Ayuntamiento de Santiago Tuxtla recibió 4 millones 471 mil 897 pesos, pero debe pagar 5 millones 601 mil 330 pesos; otro caso más es el del municipio de Río Blanco, con una deuda inicial de 6 millones 211 mil 50 pesos, pero ahora, a 11 años de distancia, tiene un adeudo de 7 millones 779 mil 727 pesos.

[relativa2]

Primera etapa de la reestructuración

Antes de finalizar el segundo período de sesiones e instalar la Diputación Permanente, se espera que el próximo miércoles la LXV Legislatura de Veracruz discuta y en su caso, apruebe el decreto mediante el cual el Congreso local autorizará al Poder Ejecutivo a refinanciar o, en su caso, reestructurar la deuda pública estatal.

El pasado 25 de julio, la Legislatura turnó a la Comisión Permanente de Hacienda del Estado el citado punto para un análisis a fondo, aún con la postura en contra de los dirigentes partidistas de oposición en Veracruz.

En síntesis: en la sesión de este miércoles, la última del período ordinario, el Poder Legislativo autorizará o negará al Gobierno de Veracruz el acceso a un nuevo financiamiento por la cantidad de 41 mil 769 millones 280 mil 619 pesos y 08 centavos.

Además, el Gobierno de Veracruz busca la aprobación de la legislatura para acceder a un préstamo adicional por 996 millones 848 mil 707 pesos y 16 centavos, etiquetados como fondos de reserva actuales del refinanciamiento.

Conforme a lo publicado en la Gaceta Oficial del Estado, los más de 41 mil 769 millones de pesos se destinarán para liquidar cinco créditos con el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (BANOBRAS), además de otros préstamos con instituciones privadas de crédito: el Banco Multiva, por 4 mil 979 millones 790 mil pesos; uno con Santander, por 9 mil 938 millones 602 mil 631 pesos; uno más con Banca Interacciones,  por 217 millones 262 mil 574 pesos; uno con Monex por 992 millones 908 mil pesos y finalmente uno con el Banco Mercantil del Norte (Banorte), por  4 mil 028 millones 465 mil 477 pesos.

La propuesta de decreto además permitirá al Ejecutivo realizar la contratación de uno o más créditos o convenios de reestructura, además de pactarse modificaciones a plazos, comisiones, tasas de interés, garantías o fuentes de pago. Cualquier convenio de reestructuración, versa el documento, tendrá una vigencia de 20 años.

De hecho, el Secretario de Finanzas y Planeación, José Luis Lima Franco, previó invitar a expertos en finanzas públicas de la Universidad Veracruzana para vigilar el proceso de reestructuración, a modo de garantizar transparencia a dicha transacción.

Pronosticó además que de aprobarse en esta semana el decreto de reestructuración se iniciará la contratación de un despacho para respaldar dicho proceso, dado que así lo establece la Ley de Disciplina Financiera.

La situación generó el rechazo de los dirigentes partidistas de oposición en el estado. Es el caso del aún presidente del Comité Directivo Estatal del Partido Acción Nacional, José de Jesús Mancha Alarcón, alertó que con dicha estrategia el Gobierno de Veracruz endeudará todavía más a la entidad y refleja que el Gobernante “no puede con los problemas del estado”.

“Cuando un Gobierno simple y sencillamente no puede con los problemas del estado se pone a pedir más dinero. Está claro que este Gobierno está derrochando dinero, que no le alcanza lo que le presupuestó el Congreso para este ejercicio y que está en búsqueda de más deuda”, opinó el líder albiazul.

Además, el dirigente estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Alberto Velázquez Flores, aseguró que la discusión sobre la iniciativa del gobernador para la reestructuración de la deuda pública debe abrirse a una mesa de debate con expertos en el tema.

“Hemos dicho que es necesario que se dé un análisis más a fondo, que se pueda dar un acompañamiento de esta propuesta de gente experta en el tema y que no vayamos a caer en lo mismo que sucedió con Fidel Herrera que según hizo una propuesta muy atractiva para la bursatilización y acabó por ser una deuda impagable por parte de los Ayuntamientos”.

El proceso de reestructuración coincide con el contexto de 199 municipios veracruzanos participantes en el proceso de bursatilización cuyas deudas crecieron en lugar de disminuir con el avance de los años, al no aportar abonos al capital sino pago de intereses.

[relativa3]