Xalapa, Ver.- Durante los primeros 3 meses de este año, 119 nuevos casos de Sida fueron detectados en Veracruz, la mayoría en hombres reveló Salvador Beristaín Hernández, director de Salud Pública del Estado.

Con corte al 31 de diciembre de 2018, el boletín epidemiológico de la Secretaría de Salud Federal reportó un total de 17 mil 55 casos de sida de los cuales 13 mil 425 son hombres y 3 mil 630 mujeres.

Las cifras para este 2019, a finales de marzo revelaron que los casos de sida se incrementaron a 17 mil 182, 119 caso se sumaron de los cuales 92 son hombres y 27 son mujeres.

Veracruz y Coatzacoalcos, de acuerdo con este reporte, ocupan los primeros lugares en la entidad, mientas que la población más joven es la más afectada, relató el médico.

A nivel nacional, Veracruz ocupa el lugar número 11 de casos de sida y la cuarta posición a con VIH. El alza se debe, indicó el especialista, a un inicio de la vida sexual activa se ha detectado en menores de 12 o 13 años.

[Relativa1]

En riesgo el abastecimiento de medicamento 

En tanto, el abasto de medicamentos para esta infección de transmisión sexual está en riesgo para Veracruz y otros estados. Su desabasto podría resolverse de una manera drástica: con compras emergentes y adjudicaciones directas.

Así mismo, la continuidad de los esquemas de medicamentes para pacientes podrían variar, esto lo señaló Patricia Ponce Jiménez, Integrante del Grupo Multisectorial en Infecciones de Transmisión Sexual y VIH/Sida del Estado de Veracruz.

La activista mencionó que estos cambios son válidos cuando un tratamiento no está funcionando o cuando se requiere alguna mejora para el usuario, no a que no esté disponible porque le gobierno no lo compró a tiempo.

[Relativa2]

“Hasta el día de hoy no se ha realizado el proceso de compra, somos respetuosos de los procedimientos administrativos […] y estamos en contra de que exista corrupción en cualquier área, pero eso no justifica la suspensión o incumplimiento de obligaciones estatales para cumplir garantías de derechos humanos” manifestó.

La ausencia de medicamentes implicaría una violación a los derechos humanos, a leyes y a derechos que deriven, así también se romperían acuerdos internacionales en VIH/Sida, comentó Ponce Jiménez.

“Por ellos haremos uso de todos los instrumentos que la ley prevé para la defensa de los derechos humanos de las personas con VIH o con sida e incluso llevaremos la situación a los tribunales”.

[Relativa3]