Xalapa, Ver.- Poco después de que el gobernador, Cuitláhuac García Jiménez, relacionó a su familia con el crimen organizado, el diputado local Rodrigo García Escalante traicionó a José de Jesús Mancha Alarcón, ex líder del Comité Directivo Estatal (CDE) que le abrió las puertas del PAN y quien busca repetir en el cargo, aunque a la fecha se encuentra disminuido políticamente.

No es la primera ocasión en que deja atrás a un grupo político que le permitió ocupar un cargo público.

Apenas en 2017 Rodrigo García Escalante renunció al PRI-PVEM, coalición con la que ganó su primera diputación local por el Distrito 1 de Pánuco para el periodo 2017-2018. Su hermano, Ricardo García Escalante, también dejó atrás dicha alianza que lo llevó a ocupar la alcaldía en ese municipio.

Hace casi tres años, en medio de señalamientos de corrupción por su paso en la Contraloría General del Estado durante el gobierno de Javier Duarte, el padre de ambos jóvenes políticos, Ricardo García Guzmán, igualmente optó por dejar atrás al PRI y acercarse al siguiente mandatario, Miguel Ángel Yunes Linares, quien lo sumó al grupo de “Pepe” Mancha Alarcón.

Yunes Linares buscaba la gubernatura y previamente en actos públicos el panista había acusado a los García-Guzmán de corruptos, sin embargo más tarde optó por sumarlos como aliados.

En 2016 el panista había acusado que Ricardo García Guzmán era una “tapadera” de Javier Duarte y lo incluyó en algunas de sus denuncias en contra la última administración priísta en Veracruz,  señalándole sus omisiones en el desvío de recursos públicos como Contralor General.

Sin embargo, tras su triunfo electoral de 2016 y pese a que pudo imponer a Jorge Winckler Ortiz como nuevo Fiscal General del Estado, las denuncias en contra del excontralor no prosperaron como sí ocurrió con otros exfuncionarios estatales del Duartismo.

En esta coyuntura política Rodrigo García Escalante optó por dejar al PVEM y tras un breve paso por una fracción mixta en el Congreso de Veracruz, se incorporó formalmente como diputado local del PAN con la anuencia del entonces líder estatal del blanquiazul, José de Jesús Mancha Alarcón.

Para 2018 su hermano, Ricardo García Escalante, quien ya había dejado atrás al Partido Verde Ecologista de México (PVEM) al concluir su periodo como presidente municipal, recibió por su parte la candidatura a la diputación federal también por el Distrito 1 de Pánuco.

En 2017 Mancha Alarcón había impulsado al ex contralor, Ricardo García Guzmán, para suceder en el cargo a su hijo como alcalde de Pánuco, sin embargo ante las críticas que se generaron por su pasado Duartista la dirigencia nacional del partido optó por vetar al exfuncionario.

La reprimenda hacia “Pepe” Mancha por parte de la dirigencia nacional del PAN no afectó la inclusión de los García-Guzmán en su grupo. En 2018 ellos impulsaron la fallida candidatura de Miguel Ángel Yunes Márquez, hijo de Yunes Linares, para la gubernatura.

La derrota ante el morenista Cuitláhuac García Jiménez dio inicio a la fractura de la alianza entre los García Guzmán, Yunes Linares y Mancha Alarcón.

El rompimiento definitivo ocurrió un año después, el pasado 18 de julio, luego de que la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPF) anuló la elección interna en la que “Pepe” Mancha había obtenido el triunfo para repetir en la dirigencia del Comité Directivo Estatal.

Tras varias impugnaciones Joaquín Guzmán Avilés, el adversario de Mancha Alarcón, logró demostrar irregularidades en el proceso interno, consiguiendo que se anulara la elección y que se repitieran. Ahora nuevamente está compitiendo en contra del ala Yunista del panismo.

Sin embargo ahora tiene como aliados a los García Guzmán, entre otros panistas que formaban parte del grupo de Mancha Alarcón y que ahora buscan dejar atrás a la familia Yunes y retomar las riendas del partido con un nuevo proyecto.

[relativa1]

”No me siento aludido”

Desde su campaña a la gubernatura, Cuitláhuac García Jiménez enfatizó en las “alianzas” del ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares con grupos políticos relacionados al exmandatario Javier Duarte de Ochoa.

En ese entonces, en un mitin organizado en Plaza Lerdo, el entonces diputado federal morenista citó el caso del ex contralor Ricardo García Guzmán, cuyos hijos Ricardo y Rodrigo García Escalante competían, y ganaron, la diputación local y federal con cabecera en Pánuco con el PAN.

Además reprochó la inacción de la Fiscalía General del Estado para investigar a la familia García Escalante.

“(Miguel Ángel) Yunes los acusó de corruptos y de tener una asociación con delincuentes, pero hoy en día ya tiene a sus hijos de candidatos del PAN y del PRD, le pregunto por qué el fiscal general del Estado nunca los ha investigado, exigimos que si está contra la delincuencia empiece por esos ladrones”, reclamó García Jiménez.

En otra declaración como candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia”, en una reunión con empresarios del Consejo Coordinador Empresarial de Xalapa, Cuitláhuac García de nuevo arremetió con la familia de Ricardo García Guzmán, a quienes acusó de utilizar nexos delictivos con fines partidistas.

“Y si alguien me retara a decir compruébalo, con mucho gusto, tenemos el caso de los García Guzmán en Pánuco; pregunten ustedes, yo he caminado Veracruz, solo, casa por casa, me entrevisto con la gente y ellos en privado me dicen lo que está pasando y después lo corroboro”, soltó Cuitláhuac García.

Recientemente, el 16 de julio, el Gobernador Cuitláhuac García mencionó que una nueva célula delictiva, denominada “Grupo Sombra” opera en la región de la Huasteca Alta, “protegido por un grupo político” de Pánuco, añadiendo que se trata de un hecho sabido por “todos”.

La alusión no molestó al actual diputado local Rodrigo García Escalante, hijo de García Guzmán, quien dijo no poner atención a tales rumores

“Cada quien es responsable de lo que dice y yo no me siento aludido ni en lo más mínimo de los comentarios del Gobernador, estoy trabajando y voy a seguir trabajando conforme a lo que pienso y a lo que piensen la mayoría de los veracruzanos. El Gobernador tiene su estilo, yo tengo el mío y voy a seguir trabajando, no me siento aludido”, refirió.

A la familia García Escalante igual se le relaciona con diversos actos de violencia política en Pánuco, principalmente contra la ex candidata del PRI-PVEM, Octavia Ortega Arteaga, rival de Rodrigo García Escalante en la pasada contienda del 2018.

Durante la campaña a la diputación loca, Octavia García fue objeto de un mensaje intimidatorio a las puertas de su hogar, luego de que le arrojaron una mano humana cercenada intentando obligarla a dejar la contienda.

Ante este escenario, de acuerdo con fuentes del PAN, los García-Guzmán ven perdido el proyecto de Miguel Ángel Yunes Linares y José de Jesús Mancha Alarcón y ahora buscan protegerse ante los embates del gobernador, Cuitláhuac García Jiménez, luego de que los relacionó con el Grupo Sombra.

[relativa2]

Rebeldía en aumento

Desde su curul en el Congreso del Estado, el diputado Rodrigo García Escalante expresó su rebeldía contra el coordinador del Grupo Legislativo del PAN y uno de los principales aliados de José de Jesús Mancha, Sergio Hernández Hernández.

El nueve de julio pasado el diputado Rodrigo García dio un voto a favor de la iniciativa con punto de acuerdo para suspender los poderes municipales en Mixtla de Altamirano, dictamen con 39 sufragios a favor y siete en contra, sin abstenciones.

La acción encendió los focos rojos en el PAN y el coordinador de la bancada Sergio Hernández anunció un procedimiento de expulsión de la fracción contra Enrique Cambranis Torres y Nora Jessica Lagunes Jaúregui tras votar en pro del proyecto.

En cambio, contra Rodrigo García, nombrado vicecoordinador panista, solo anunció la aplicación de una amonestación.

La incorporación de los García Escalante al proyecto de su “paisano”, el ex diputado local y ex alcalde de Tantoyuca, Joaquín Rosendo Guzmán Avilés, coincide en una desbandada de políticos afectados directa o indirectamente con la dirigencia de Mancha Alarcón o la coordinación de Sergio Hernández en la bancada del PAN.

Entre los casos evidentes destacan los diputados Enrique Cambranis Torres y Nora Jessica Lagunes Jaúregui, ambos, expulsados de la fracción parlamentaria, pero además al grupo disidente se le suma el exdiputado de la LXIV Legislatura Tito Delfín Cano; la exdiputada y vicepresidenta de la Mesa Directiva en la LXIV Legislatura, Dulce María García López y la ex diputada de la 63 Legislatura y ex Secretaria Ejecutiva del Sistema Estatal de Seguridad Pública, Ana Cristina Ledezma López.

Aparte se sumaron los Remetería, es decir el ahora Senador y ex Secretario de Infraestructura y Obras Públicas, Julen Rementería del Puerto, y su hijo, Bingen Rementería Molina, actualmente diputado local reelecto por el distrito XV, y anteriormente, uno de los más cercanos a Sergio Hernández.

Un integrante más de la actual legislatura del Congreso del Estado es Omar Guillermo Miranda Romero, quien suplió a Pepe Mancha como líder estatal interino durante el proceso interno que fue anulado.

Además del ex diputado Francisco Gutiérrez de Velasco y el ex secretario de Desarrollo Económico y Portuario, Alejandro Zairick Morante, su sumaron funcionarios como el alcalde de Coatepec, Luis Enrique Fernández, supuesto incondicional de Mancha Alarcón.

El último grupo en sumarse fue el de los García-Guzmán y Rodrigo incluso acudió al registro de la planilla de Joaquín Guzmán Avilés la semana pasada.