Xalapa, Ver.- La Arquidiócesis de Xalapa aseguró que el estado de Veracruz vive momentos complicados, y señaló que existe “una gran deuda social” por la inseguridad, violencia, pobreza extrema, salud, educación y desempleo que viven los ciudadanos. 

En su comunicado dominical, la iglesia católica criticó que “ni siquiera la presencia de la Guardia Nacional ha servido para contener Los Altos índices de ejecuciones, secuestros y asaltos a mano armada”.  También se dijo alarmada por las ciudades que han visto incrementados de manera drástica sus índices delictivos, tal y como sucede en municipios del sur del estado, donde trascendieron las masacres de Minatitlán y Coatzacoalcos. 

A su vez, se pronunció tras la suspensión provisional de Jorge Winckler Ortiz como Fiscal General. La Arquidiócesis mencionó que la designación de la Encargada de la Fiscalía General del Estado, Verónica Hernández Giadáns “ha generado en la gente una sensación de incertidumbre, de ambigüedad y de confusión”. 

Ante ello, la iglesia pidió que el asunto tan delicado no se prolongue y se resuelva conforme a justicia, sin afectar el Estado de Derecho. 

Finalmente, la Arquidiócesis lamentó que, nuevamente, “pareciera que estamos ante una doble realidad, la que se dice a nivel oficial y la que enfrenta la gente, pues a su parecer también existen problemas en temas de salud y obras. 

“Nuevamente una realidad es el discurso oficial y otra lo que sufre la gente(...) Si es qué hay otros resultados, no se conocen o no se informa a la gente. El servicio de comunicación no está funcionando muy bien”.

[relativa1]

[relativa2]