Veracruz, Ver. El ayuntamiento de Veracruz impuso una serie de medidas recaudatorias y de empadronamiento en contra de los repartidores de comida en aplicaciones como Uber Eats.

En un operativo realizado la noche del jueves, elementos de la dirección de Tránsito, de la de Comercio y de Gobernación rodearon a jóvenes motociclistas que esperaban pedidos en la avenida España con Colón, en el Fraccionamiento Reforma.

[relativa1]

Aunque los funcionarios municipales dijeron a la prensa que sólo era un llamado a los conductores para que no molesten a los vecinos, luego de una serie de quejas recibidas, la realidad es que les notificaron sobre las nuevas disposiciones.

El primer requisito municipal es que la empresa debe tramitar un permiso para cada una de las unidades repartidoras para empadronarlas con descripción y número de placas.

Por cada motocicleta o bicicleta, la compañía debe hacer un pago de impuestos más el trámite de una constancia de No Inconveniente, de parte de la dirección de Protección Ciudadana o Vialidades, también con un costo.

 

"La infracción a la presente disposición se sancionará con multa que irá de los 50 a los 250 días de salarios mínimos, vigente en la zona económica", les indicó uno de los funcionarios.

 

El ayuntamiento de Veracruz advirtió que en caso de no cumplir con esta disposición, levantarán acta circunstanciada asegurando la mercancía que transporten.

También, el vehículo será retenido por Tránsito para llevarlo al encierro, y los dueños tendrán que pagar las multas para su liberación.

Fuentes consultadas por La Silla Rota revelaron que los operativos iniciaron luego que vecinos del fraccionamiento Reforma enviaran quejas al alcalde, Fernando Yunes Márquez.

Los escritos acusan a los repartidores de no respetar las reglas de tránsito, ni siquiera a los peatones. También de jugar carreras en las motos durante todo el día.

Algunos comerciantes afirman que a raíz que los motociclistas llegaron, se han incrementado el número de robos. Los ladrones manejan motos y para escapar de las autoridades se mezclan con los jóvenes que si están trabajando en Uber.

[relativa2]