La madre encontró a su hija desaparecida de 15 años, después de un año, mediante videos que habían sido publicados en Periscope, Pornhub, Modelhub, Snapchat y otros sitios web, según un informe de arresto.

La policía encontró 60 videos pornográficos de la menor, de acuerdo al diario South Florida Sunsentinel.

En los videos, la adolescente aparecía con un hombre calvo. El sujeto fue identificado por un empleado de un supermercado que lo reconoció. Al reportarlo, la policía revisó las cámaras de seguridad del lugar en la fecha que les había indicado el testigo.

En la grabación, vieron al hombre y la menor subirse a un carro, y con el número de placa lograron identificar el paradero. 

El agresor fue identificado como Christopher Johnson, de 30 años, fue arrestado en Fort Lauderdale mientras conducía un vehículo con la chica desaparecida.

La menor de edad señaló que varios de los videos fueron grabados en el departamento del hombre, donde los oficiales encontraron documentación relacionada con una clínica de aborto.

"La víctima declaró que quedó embarazada del acusado y él la llevó a la clínica para abortar", escribió el detective Adam Granit en el informe de arresto de Johnson.

El sospechoso negó haber tenido contacto sexual con la adolescente. Por ahora, se mantiene bajo custodia bajo cargo de agresión lúbrica y lasciva contra una víctima entre los 12 y los 16 años, y se estableció su fianza en 75.000 dólares.

Imágenes de abuso sexual infantil rebasan Internet

De acuerdo con el diario The New York Times, el número de las imágenes de abuso sexual infantil compartidas en Internet han aumentado. Las compañías de tecnología reportaron en 2018 una cifra récord de 45 millones de fotografías y videos online de abuso sexual.

Hace diez años la cifra apenas llegaba a menos de un millón. El informe de NYT encontró un inframundo criminal insaciable que explotó los esfuerzos fallidos e insuficientes para contenerlo.

Se reportó que el Departamento de Justicia de Estados Unidos no escribió reportes de monitoreo obligatorios y tampoco nombró a un funcionario a nivel ejecutivo para que guiara la implementación de medidas severas.

De acuerdo al Centro Nacional para Menores Desaparecidos y Explotados, el sistema está en "un punto de ruptura" con informes de imágenes abusivas que "exceden las capacidades de los centros de intercambio de información independientes y de las fuerzas del orden para tomar medidas".

Las víctimas a quien entrevistó este diario, ahora adultos que fueron abusados en su infancia, señalaron que aún temen que su rostro sean reconocidos en fotos y videos que circulan en Internet.

[relativa1]

Con información de La Silla Rota