Las Choapas, Ver.- Un par de sujetos que en el mes de junio de este año, acribillaron a dos personas durante una disputa de tierras en el ejido San Juan de Ulúa, perteneciente a este municipio, fueron detenidos al salir de una clínica del bulevar Antonio M. Quirasco, donde uno de los sospechosos llegó para someterse a una cirugía dental. Al ser ubicados, se rodeó el edificio hasta que ambos se entregaron a la Policía Ministerial del Estado.

La audiencia ante el Juez de Control de este par de sujetos señalados de haberle arrebatado la vida al campesino Amalio “N”, de 38 años de edad, y dejar malherido a Benito “N”, de 22 años de edad, fue ayer en la ciudad de Coatzacoalcos, donde se les decretó la prisión oficiosa por el delito de homicidio calificado y lesiones dolosas.

[relativa1]

El homicidio

El 24 de junio de este año, alrededor de las cinco de la tarde, los ahora detenidos prendieron fuego a un predio denominado El Aguacate, en el ejido San Juan de Ulúa, pegado al río Pedregal, dichas tierras las tienen como posesionarios un grupo de personas, entre las que se encontraba el difunto y el otro joven que resultó herido, ya que pretenden habitarlas y fundar un centro poblacional.

Sin embargo, esa tarde una vez que comenzó arder el predio, fueron alertados los posesionarios y llegaron al terreno con fines de mediar el conflicto con las otras personas que intentan despojarlos.

Los agresores en ese momento se replegaron y subieron a una lancha para cruzar el río Pedregal, ya que ellos habitan del otro lado del afluente, es decir, en territorio tabasqueño, desde donde comenzaron a disparar con armas de alto calibre.

El primero en recibir un balazo en el pecho cerca de su corazón, fue Amalio “N”, mientras que Benito “N”, recibió un tiro en la pierna derecha. En un intento por salvarles la vida, los familiares de los lesionados los trasladaron rápidamente al hospital “Doctor Pedro Coronel Pérez”, pero Amalio ya no llegó con vida, en tanto que su otro familiar logró sobrevivir, porque la bala no dañó ningún órgano vital.

[relativa2]

Detenidos en la clínica

Este martes alrededor de las dos de la tarde, los ahora detenidos Orlando “N”, de 46 años de edad y Jesús “N” de 66 años, el primero con domicilio en Francisco Rueda, Tabasco, y el segundo en Huimanguillo, Tabasco, llegaron a Las Choapas a bordo de un vehículo particular, en el que pensaban no ser vistos por las autoridades policiacas.

Sin embargo, se les ubicó en una clínica del bulevar Antonio M. Quirasco, en la colonia J. Mario Rosado, cerca del Cobaev 43, donde uno de los presuntos asesinos llegó a someterse una cirugía dental. 

El comandante de la Policía Ministerial, Eloy Enrique Pérez Garzón y elementos a su mando, mantuvieron la vigilancia permanente en dicho sanatorio, con apoyo de Seguridad Pública del Estado.

El primero en ser detenido fue Orlando, quien salió de la clínica hacia su vehículo y fue capturado por los policías ministeriales, quienes le notificaron sobre la orden de aprehensión en su contra y le leyeron sus derechos individuales como lo establece el protocolo de ley.

Al percatarse de la acción el otro fugitivo, prefirió refugiarse en la clínica y se resistía a salir. Incluso, por un momento los representantes del sanatorio también mostraron renuencia y mediante una abogada, advirtieron a los policías que no podían pasar, pues cometerían el delito de allanamiento y abuso de autoridad.

La Policía Ministerial solicitaría una orden de cateo ante un juez de la ciudad de Coatzacoalcos, que sería liberada en unas dos horas para entrar y detenerlo, mientras tanto, permanecerían afuera vigilando; sin embargo, debido a que ya el lugar estaba rodeado, el presunto asesino optó por entregarse voluntariamente.

Ambos detenidos fueron llevados a disposición del Juez de Control en turno, en la ciudad porteña, donde este miércoles tuvieron su primera audiencia y se les decretó prisión oficiosa, de tal manera que permanecerán en prisión hasta que se les dicte una condena o sean absueltos, según sea el caso.​

Presencia MX / E-Consulta Veracruz