El canciller Marcelo Ebrard informó que el expresidente de Bolivia, Evo Morales, solicitó de manera verbal y formal asilo político en México y pidió a la embajda del país sudamericano el salvoconducto necesario.

El canciller detalló que el líder indígena y ahora expresidente solicitó asilo político en nuestro país y se le concedió en virtud de que su vida corre peligro por la situación. Las razones son humanitarios, dijo.

Aquí versión escrita en torno a la posición de México frente al golpe en Bolivia:

"México ha sido tierra de asilo como Garibaldi y José Martí", recordó el titular de la SRE.

Así, el gobierno mexicano le dará asilo político por lo que el líder indígena.

En conferencia, el titular de Relaciones Exteriores destacó que la legislación mexicana prevé el otorgamiento de asilo político y refugiados.

"Les informo que recibí una llamada de Evo Morales, mediante la cual respondió verbal y formalmente a la invitación de asilo en México".

"Procederemos inmediatamente al ministerio de Bolivia salvoconducto y garantías de que la vida, integridad personal y libertad del señor Morales no estará en peligro".

México,de conformidad a su tradición de asilo y no intervención, ha recibido a 20 personalidades del ejecutivo y legislativo de Bolivia en la residencia oficial en La Paz, de así decidirlo ofrceríamos asilo también a Evo Morales.

CONVENCIÓN SOBRE ASILO DIPLOMÁTICO DE LA OEA

"El ejército de Bolivia pidió la renuncia del presidente y el presidente Evo Morales resolvió presentar su renuncia para evitar una guerra civil, por consiguiente es un golpe porque el ejército pidió la renuncia del presidente y eso violenta el orden constitucional", explicó Ebrard.

México, junto a Uruguay, Cuba, Venezuela y el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, coincidieron en calificar de golpe lo ocurrido en el país andino. El resto de países de la región mostraron su preocupación pero eludieron ese término y enfatizaron la necesidad de que se realicen elecciones democráticas libres y que se transite por un camino de paz.

Con información de La Silla Rota