Ciudad de México, México.- Evo Morales, el ahora expresidente de Bolivia y quien pidió asilo político al gobierno mexicano, ya viaja hacia México, de acuerdo con un post en Twitter.

"Hermanas y hermanos, parto rumbo a México, agradecido por el desprendimiento del gobierno de ese pueblo hermano que nos brindó asilo para cuidar nuestra vida. Me duele abandonar el país por razones políticas, pero siempre estaré pendiente. Pronto volveré con más fuerza y energía", informó.

El canciller Marcelo Ebrard confirmó que el exmandatario boliviano ya está en el avión de la Fuerza Aérea Mexicana.

Por la tarde, el canciller Marcelo Ebrard informó que el expresidente de Bolivia, Evo Morales, solicitó de manera verbal y formal asilo político en México y pidió a la embajada del país sudamericano el salvoconducto necesario.

El canciller detalló que el líder indígena y ahora expresidente solicitó asilo político en nuestro país y se le concedió en virtud de que su vida corre peligro por la situación. Las razones son humanitarios, dijo.

Aquí versión escrita en torno a la posición de México frente al golpe en Bolivia:

"México ha sido tierra de asilo como Garibaldi y José Martí", recordó el titular de la SRE.

El canciller detalló que en términos de la legislación vigente, previa opinión de la Secretaría de Gobernación, en voz de la ministra Olga Sánchez Cordero, el gobierno mexicano decidió concederle asilo político a Evo Morales por razones humanitarias y en virtud de la situación de urgencia que se enfrenta en Bolivia, en donde su vida y su integridad corren riesgo.

Mientras tanto el líder del PAN Marko Cortés, rechazó que se le dé asilo "a quien violentó la voluntad popular para perpetuarse en el poder".  #NoAsiloADictadores, escribió en sus redes sociales.

Así, el gobierno mexicano le dará asilo político por lo que el líder indígena.

En conferencia, el titular de Relaciones Exteriores destacó que la legislación mexicana prevé el otorgamiento de asilo político y refugiados.

"Les informo que recibí una llamada de Evo Morales, mediante la cual respondió verbal y formalmente a la invitación de asilo en México".

"Procederemos inmediatamente al ministerio de Bolivia salvoconducto y garantías de que la vida, integridad personal y libertad del señor Morales no estará en peligro".

México,de conformidad a su tradición de asilo y no intervención, ha recibido a 20 personalidades del ejecutivo y legislativo de Bolivia en la residencia oficial en La Paz, de así decidirlo ofrceríamos asilo también a Evo Morales.

De acuerdo con el periodista Carlos Loret de Mola, el exmandatario boliviano ya viaja con destino a México.

"El expresidente Evo Morales podría llegar a México hoy mismo. Ya está en Lima, Perú, el avión de la Fuerza Aérea Mexicana esperando despegar a Bolivia para recogerlo", tuiteó.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Perú confirmó que a solicitud del gobierno de México, se concedió permiso de sobrevuelo y abastecimiento de combustible en nuestro país a un avión oficial mexicano, el cual ha partido a las 6:30 pm con destino a Bolivia. Esta decisión es consistente con nuestras obligaciones derivadas de la Convención de Caracas de 1954 sobre Asilo Diplomático.

"El Gobierno del Perú reitera su compromiso con una transición pacífica y dentro del orden constitucional en Bolivia, conforme a lo expresado en nuestro comunicado del día domingo 10 de noviembre", informó en un comunicado.

CONVENCIÓN SOBRE ASILO DIPLOMÁTICO DE LA OEA

"El ejército de Bolivia pidió la renuncia del presidente y el presidente Evo Morales resolvió presentar su renuncia para evitar una guerra civil, por consiguiente es un golpe porque el ejército pidió la renuncia del presidente y eso violenta el orden constitucional", explicó Ebrard.

México, junto a Uruguay, Cuba, Venezuela y el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, coincidieron en calificar de golpe lo ocurrido en el país andino. El resto de países de la región mostraron su preocupación pero eludieron ese término y enfatizaron la necesidad de que se realicen elecciones democráticas libres y que se transite por un camino de paz.

[relativa1]