El expresidente de Bolivia, Evo Morales, arribó alrededor de las 11:00 horas de este miércoles a lo que fuera el Hangar Presidencial, en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

Ahí lo espera una comitiva mexicana encabezada por Marcelo Ebrard, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

A las afueras de la Terminal Aérea, se enfrentaron policías federales con agentes de la Ciudad de México cuando los primeros intentaron bloquear Boulevard Puerto Aéreo, en protesta de que se les pague una liquidación a los elementos que no quieran incorporarse a la Guardia Nacional.

Para nosotros es un día de alegría porque hemos cumplido con el asilo prometido, dijo Ebrard y le ofreció los saludos que le envía el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En su primer discurso en territorio nacional, Evo Morales agradeció al gobierno de López Obrador por salvarle la vida a él y a miembros de su equipo.

"No por este golpe voy a cambiar ideológicamente, ni por haber trabajado con los sectores más humildes", lanzó Morales.

 

"Llegamos aquí sanos gracias a México, mientras tenga la vida, sigue la lucha y estamos seguros que los pueblos del mundo tienen todo el derecho a liberarse (...) Estamos muy agradecidos porque el presidente de México me salvó la vida", apuntó.

El exmandatario sudamericano reiteró que su renuncia fue para no haya más sangre en su país y luego de haber sufrido amedrentamiento e intimidación.

Con información de La Silla Rota