Veracruz, Ver.- Un grupo de obreros del Sindicato Nacional Unidad y Progreso (SNUP) dio a conocer que solicitaron a la empresa TenarisTamsa que congelara la entrega de cuotas sindicales en julio pasado.

Lo anterior, luego de que Pascual Lagunes Ochoa asumiera nuevamente la dirigencia del sindicato, tras librar un proceso penal en su contra por el delito de homicidio.

Oscar Bravo Vivanco, presidente del Comité Electoral del SNUP, afirmó que se detectó el uso irregular de recursos durante la gestión de Lagunes Ochoa, motivo por el cual la base obrera se niega a reconocerlo como líder.

Sin embargo, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS) le concedió la toma de nota como Secretario General, sin ningún proceso de elección en el que participarán los trabajadores.

Tras ser reconocido como dirigente sindical nuevamente, Lagunes Ochoa habría solicitado a la empresa el manejo de los recursos económicos, sin embargo, los obreros pidieron a la compañía retener el este recurso hasta superar el conflicto sindical.

“Nosotros como base le exigimos a la empresa que no se entregará ningún centavo, que resguardara ese efectivo, esas cuotas hasta que se solucione nuestro tema sindical".

La base obrera que forma el sindicato de TAMSA  es de 3 mil 600 personas, que reciben un descuento del 2 por ciento del salario de manera semanal, como parte de las aportaciones sindicales. 

Bravo Vivanco afirmó que a Pascual Lagunes lo que le interesa es obtener las cuotas de los trabajadores. 

[relativa1]

Amenazas de Pascual Lagunes

Los trabajadores Elohim Fernández Elvira, Guillermo Gómez Rivera, Oscar Bravo Vivanco y Antonio Carvajal Cobos, ofrecieron una rueda de prensa en la que desconocieron a Pascual Lagunes Ochoa como dirigente y lo acusaron de amenazas.

Acompañados por una multitud de obreros, afirmaron que el pasado 15 de noviembre, Lagunes Ochoa burló la seguridad e ingresó a la planta con un grupo de personas armadas ajenas a la empresas.

En el interior de la planta hicieron uso de las armas para disparar y amenazar a los obreros, que se negaban a entregar las oficinas del sindicato.

Fue hasta que la Policía Naval intervino que se desalojó al líder sindical de las instalaciones.

Sin embargo, el trabajador Guillermo Gómez Rivera, afirmó que las amenazas por parte del líder sindical continuaron a través de mensajes y redes sociales.

Ante ello, aseguraron que la base trabajadora repudia a Pascual Lagunes y no permitirá su ingreso a la empresa.

Durante la rueda de prensa mostraron fotografías de personas armadas que presuntamente acudieron y amedrentaron al personal el pasado viernes.

[relativa2]