Xalapa, Ver.- Cinco años después, presuntos desvíos de recursos en la administración de Javier Duarte con la organización de los Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014 serán denunciados por el Gobierno de Veracruz, teniendo como principal señalado al entonces encargado del Comité para la organización del evento, el priista Carlos Sosa Ahumada.

En discursos el entonces Gobernador de Veracruz, Javier Duarte, calificó a los XXII Juegos Centroamericanos y del Caribe 2014 como los “mejores” en la historia de dicha contienda regional, sin embargo, el evento siempre estuvo envuelto en señalamientos de corrupción, ante los que procedió el Órgano de Fiscalización del Estado y la Auditoría Superior de la Federación (ASF), aunque solo emitió observaciones.

Incluso previo al desarrollo de la justa, del 14 al 30 de noviembre de 2014, la mayoría de las obras de infraestructura se entregaron inconclusas y algunas ni siquiera se utilizaron para su fin original, como las villas que se construyeron para deportistas en la ciudad de Xalapa, conocidas como “Fraccionamiento Villas de Arco Sur”.

La Desarrolladora Inmobiliaria Casas Carpín, encargada de las obras, incumplió con entregar los edificios, que debían de contar con 2 baños y medio, ventanales amplios, 3 recamaras y un espacio para una cocina integral, según las exigencias de la Organización Deportiva Centroamericana y del Caribe (Odecabe).

Ante el fracaso, el alojamiento de las delegaciones de deportistas tuvo que hacerse en hoteles, pero además el traslado de los atletas también se hizo a bordo de taxis de organizaciones afines al PRI, inconsistencias que desataron un escándalo que derivó en la inasistencia del entonces Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, a la ceremonia de apertura.

Cinco años después, el gobierno de Cuitláhuac García Jiménez anunció de manera oficial el inicio de una investigación sobre el manejo del dinero público en los Juegos Centroamericanos.

El titular de la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV), Zenyazen Escobar García, anunció la formulación de una denuncia penal ante la Fiscalía General del Estado (FGE) en contra del presunto o los presuntos responsables de un probable desvío de mil millones de pesos.

Tal cantidad corresponde al monto del dinero federalizados enviado por la Comisión Nacional del Deporte (Conade) al gobierno de Veracruz, del que no existen comprobantes de la inversión de la cantidad en obras deportivas, lo que consta en observaciones hechas por la ASF al ejercicio de recursos 2014.

“Haremos lo que procede, presentar la denuncia ante la irregularidad y los faltantes que no han sido comprobados y que son más de mil millones de pesos”, sostuvo el titular de la SEV.

Destaca que, a partir del presunto desvío de recursos destinado a obras para el deporte, el estado de Veracruz recibió un veto financiero de parte de la Conade, el cual finalizará en 2020, con un posible estímulo de 3 millones de pesos para preparadores y entrenadores.

Por su parte, el director del Instituto Veracruzano del Deporte (IVD), ente sectorizado a la SEV, Víctor Iván Domínguez, en entrevista calificó el desfalco durante los Centroamericanos como “visible” a la luz pública.

“Fue visible y sabido por los veracruzanos el desfalco tan grande que hubo a raíz de los Juegos Centroamericanos y sin dudas yo creo que una vez que haya información pertinente y que, de paso a poner una denuncia penal, no nos cabe la menor duda que se va a hacer”, indicó.

Sin embargo, Iván Domínguez evitó adelantar nombres de los probables responsables de los desfalcos, y argumentó que corresponde a la Contraloría General del Estado proceder en contra de quien o quienes sean responsables, aunque uno de los señalados sería Sosa Ahumada, quien ha sido citado a comparecer para explicar el manejo de los recursos ante la ASF y el ORFIS.

“Es probable que todo esto termine en una situación legal porque de lo contrario seríamos omisos, si hay una forma de trabajar del actual gobernador y del secretario de Educación es denunciar todos los casos de corrupción”, aseguró Iván Domínguez.

[relativa1]

JUEGOS DE YERROS

En 2007, tres años después de iniciar su mandato, el entonces Gobernador Fidel Herrera Beltrán anunció el 8 de enero la intención del estado de Veracruz por albergar la sede de los Juegos Centroamericanos 2014.

Tras el anuncio, la propuesta la respaldaron los gobiernos de Colombia, Cuba y Puerto Rico; y el entonces gobernador presumió un 60 por ciento de probabilidades de traer la contienda a tierras veracruzanas.

La propuesta de Fidel Herrera incluía un Centro de Alto Rendimiento en el municipio de Boca del Río y una pista de canotaje para el municipio de Tuxpan, además de un Velódromo de Xalapa. El gobierno prometió remodelar el Gimnasio Omega y el Estadio Xalapeño; además de la arena Córdoba para los encuentros de voleibol, obras que sí se realizaron en el gobierno de Duarte.

La aspiración centroamericana de Herrera Beltrán se concretó el 3 de enero de 2009 con 29 votos favorables de los delegados de la Organización Deportiva Centroamericana y del Caribe, siendo ratificada la decisión el 16 de julio de 2010. En diciembre de 2009, el Comité Olímpico Mexicano entregó el nombramiento al entonces gobernador como presidente del comité organizador de la justa.

Al finalizar su encargo, Herrera Beltrán le trasfirió la estafeta a Javier Duarte para continuar con la organización, en las sedes ya aprobadas de Xalapa, Córdoba, Tuxpan y Coatzacoalcos. 

Dos años después de recibir el encargo, Duarte de Ochoa presentó el emblema de la justa, consistente en un diseño estilizado de su logotipo institucional, una flama, pero con los colores dorado, rojo, verde y azul, característicos de la pleca del Gobierno. 

En 2013, el Gobierno presentó a las mascotas de la contienda: el indígena “Toto” y la iguana “Bamba”, plasmados en una dotación de peluches, al final, puestos en liquidación debido al escaso interés en el mercado.

En 2014, meses antes del inicio de los Juegos Centroamericanos, el Gobierno comenzó a incurrir en los primeros yerros de logística, por ejemplo, el asignar 200 autobuses de una conocida línea camionera para los traslados de los 5 mil 072 atletas de 31 naciones.

No obstante, la red de transporte resultó insuficiente y el Gobierno se acercó a los taxistas de organizaciones aliadas para cubrir la demanda.

El 25 de agosto, el Comité Organizador reveló que las Villas Centroamericanas no resultarían suficientes para alojar a los deportistas, y, por lo tanto, el Gobierno por primera vez en la historia de la justa contrató los servicios de hoteles y moteles en las ciudades sedes.

Esto implicó un pago de 140 millones de pesos, que tampoco se pagaron en su totalidad después del evento. El propio Duarte de Ochoa justificó el ahorro de no invertir en las villas centroamericanas por un monto de 341 millones 55 mil 172 pesos.

Duarte informó que se contrataron más de 90 hoteles en las cinco sedes los que brindarán el servicio: en la zona de Veracruz-Boca del Río 52 hoteles con 2 mil 373 habitaciones; en Xalapa 29 hoteles con mil 239 habitaciones, en Córdoba, 7 hoteles con 140 habitaciones; Coatzacoalcos, 4 hoteles con 106 habitaciones y en Tuxpan con 3 hoteles y 102 habitaciones. 

Conforme se acercaba la fecha del encendido del pebetero, círculos políticos apostaron por una cancelación de los Juegos Centroamericanos ante la incapacidad de los organizadores, rumor finalmente desmentido.

De hecho, el exmandatario del PRI presumió en esa fecha un saldo a favor de más de 441 millones de pesos, así como una inversión total en los Centroamericanos de mil 255 millones de pesos, sin mencionar la inyección pendiente de 577 millones 840 mil pesos para la construcción y modernización de las instalaciones deportivas. 

Incluso, el exgobernador actualmente preso en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México pronosticó una derrama económica de más de 4 mil 500 millones de pesos; sumada a los pronósticos de la Secretaría de Turismo de una afluencia de 640 mil visitantes nunca concretada.

[relativa2]

NECESITARON BOMBERAZO 

Ante los problemas en la organización y las obras inconclusas, el Gobierno de Duarte reclutó al ex panista Gerardo Buganza Salmerón como Secretario de Infraestructura y Obras Públicas (SIOP), quien se había desempeñado como secretario de su Gobierno.

A 65 días de los juegos, el 10 de septiembre, Buganza presumió la conclusión de las instalaciones deportivas del Complejo de Canotaje de Tuxpan, actualmente en desuso; además de la terminación de la alberca olímpica en la subsede de Xalapa, y del Centro de Alto Rendimiento (CAR), en donde se disputaron las preseas de hockey sobre pasto, así como la remodelación del estadio “Beto Ávila” en Veracruz, este último, sede de los juegos de béisbol.

El 5 de noviembre, Duarte describió de “extraordinario” el ánimo palpable en la población por los Centroamericanos, e hizo hincapié en que los Juegos de Veracruz 2014 serían los mejores de toda la historia, en las mejores condiciones y con las más modernas instalaciones.

“Es una infraestructura para desarrollar los mejores juegos de la historia y es un legado para esta y para las siguientes generaciones. Es una infraestructura de los veracruzanos”, agregó.

El día de la apertura de las competencias, en el Estadio “Luis Pirata Fuente” de Veracruz, no asistió el entonces presidente Enrique Peña Nieto, representado por el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. Ambos políticos recibieron la rechifla y el abucheo de los asistentes.

En términos deportivos, la justa no resultó satisfactoria para el seleccionado mexicano, desplazado al segundo lugar con 115 medallas de oro, contra 123 de la delegación cubana, sumado a una escasa afluencia a los escenarios.

Días después de la contienda, el ex Coordinador de Comunicación Social del Gobierno, Alberto Silva Ramos, admitió que el Gobierno realizó una erogación de 35 millones de pesos para la difusión de la competencia.

El 16 de diciembre, el director del Comité Organizador de los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2014, Carlos Sosa, reveló que se encontraban en proceso de entrega recepción de la documentación y cierre de cuenta pública para que sea revisada por los órganos fiscalizadores estatales y federales. 

Pronto, la asociación de hoteleros reveló un adeudo correspondiente a 5 por ciento del monto total de 120 millones de pesos por los servicios prestados.

De hecho, el Comité Organizador, denominado “Fideicomiso Público de Administración e Inversión para el Desarrollo de la Infraestructura y Equipamiento Deportivo en el Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave para los Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014”, nunca entregó información sobre el costo del hospedaje de los atletas y comitivas, el costo por su alimentación y las empresas contratadas para brindar este servicio.

En febrero de 2014, la empresa Genera Producciones, encargada de la logística y la organización de los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2014, huyó de Veracruz sin pagar sueldos y honorarios a más de 2 mil colaboradores en las cinco ciudades sedes de la justa deportiva, quienes realizaron diversas manifestaciones.

En la revisión de la cuenta pública 2014, el Órgano de Fiscalización Superior (ORFIS) reveló que el Comité Organizador de los Juegos Deportivos Centroamericanos, Para centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014 gastó un total de mil 506 millones de pesos solo en obras deportivas.

Para el velódromo, 67 millones de pesos; para la pista de canotaje, 5.6 millones de pesos; 8 millones y medio de pesos para el estadio “Luis Pirata Fuente”, 1.9 millones para la arena Córdoba, 3.3 millones para el CAR, 5 millones para el centro acuático Leyes de Reforma; 34.8 millones de pesos para el parque “Beto Ávila”; 108.2 millones de pesos para la Arena Veracruz; 75 millones de pesos para el Gimnasio Omega, además de 9.2 millones de pesos para la pista remo, 4.3 millones para el Gimnasio El Mexicano; 21 millones de pesos para el stand de tiro de la Academia El Lencero; 9.9 millones para la alberca universitaria de Xalapa, 11 millones para la pista de pelota vasca, y 23 millones para el bolerama, recursos que ahora están bajo sospecha.