​Familias choapenses, incluyendo miembros del departamento de jubilados petroleros de la Sección 26 y maestros, reciben llamadas telefónicas por parte de presuntos delincuentes con fines de extorsión, otros se hacen pasar como familiares que se encuentran en Estados Unidos. Recomiendan estar alerta y no hacer depósitos sin antes verificar la realidad de la situación.

En la Subunidad Integral de Procuración de Justicia, se tienen al menos dos casos ocurridos recientemente, de personas que fueron víctimas de extorsionadores, quienes mediante engaños o amenazas, consiguieron obtener recursos por varios miles de pesos, por lo que los números telefónicos apuntan a que son llamadas realizadas posiblemente desde el interior de penales del centro del país.

Esta semana, las llamadas telefónicas continuaron en algunos hogares choapenses; en algunos casos se dicen miembros de algún grupo criminal y que tienen vigilada a la familia, en otros, un supuesto familiar dice que viene de regreso de Estados Unidos, pero que fue detenido y necesita dinero, porque sus dólares se los retuvieron en el aeropuerto. Son cuentos ya conocidos pero aún hay gente que es sorprendida.

El director de la Policía Municipal, Javier Zúñiga Carrasco, ha sido insistente en que deben tener cuidado al contestar llamadas telefónicas y no aportar información personal si no saben quién es la persona que está del otro lado de la línea. El delincuente llama y si contesta una mujer le dice:

— ¡Hola tía!, ¿cómo estás?, soy tu sobrino

— ¿Mi sobrino, cuál?

— ¿Qué, a poco ya no me conoces la voz, tía?

Es aquí cuando a la víctima se le viene el nombre de algún sobrino que está fuera de la ciudad, del estado o del país, y es cuando arroja algún nombre.

— Ah, eres Juan…

— Sí, tía, soy Juan, es que le llamó porque tengo un problema por acá…

Y así comienzan a envolver a la persona que llaman, argumentándole que lo detuvieron en un aeropuerto porque traen mil, dos mil o equis cantidad de dólares, por lo que se lo retuvieron, pero que ya se apalabró con unas autoridades para que lo liberen, pero quieren que les depositen cinco mil, seis, según la cantidad que pidan, y prometen que al llegar a Las Choapas se lo pagarán al doble. De esta forma, mucha gente ha caído en la trampa.

Otros delincuentes, llaman y amenazan con estar vigilando a la familia y que si no depositan cierta cantidad, van a matarlos. Esto puede llegar a convertirse en secuestro virtual.

Por esta razón, la policía preventiva hace el llamado a los choapenses, para que no cometan el error de depositar dinero, pues antes que nada tienen que verificar que realmente les esté llamando un familiar, pero no aportar información de ninguna manera porque es el “gancho” que esperan los delincuentes para poder atrapar a sus víctimas.

A pesar de que son pocas las denuncias penales que se presentan por extorsiones telefónicas, no hay antecedentes de que en Las Choapas hayan esclarecido las autoridades ministeriales algún caso, prácticamente, dinero depositado a delincuentes, ya es dinero perdido.​

Presencia MX / E-Consulta Veracruz 

[relativa1]

[relativa2]