Xalapa, Ver.- El Órgano de Fiscalización Superior (Orfis) implementa una revisión de los perfiles de personal a su cargo, confirmó la auditora general Delia González Cobos, añadiendo que implementarán una “nueva estructura organizacional”.

Durante su comparecencia ante los diputados locales, dijo que existe una desconfianza por parte de la ciudadanía sobre el trabajo de estos órganos y que por ello es necesario hacer adecuaciones.

“Desde el primer día de esta administración se han analizado los perfiles profesionales del personal que labora en la institución, de las personas a las que invité a colaborar conmigo, así como de los candidatos a incorporarse”.

En ese sentido, dijo que esta nueva estructura debe corresponder a la nueva situación económica del estado de Veracruz.

“Proceso que irá acompañado de una estructura organizacional acorde con los tiempos que estamos viviendo y que en su momento tendré el gusto de exponer ante este honorable Congreso”.

Y añadió que quienes deben trabajar en el órgano son “servidores públicos honestos, íntegros, con experiencia y comprometidos”, ya que los desafíos son grandes.

“Estoy convencida de que el recurso humano es fundamental para realizar la importante labor de fiscalización con la mayor efectividad”.

Explicó que su proyecto de trabajo requiere de contar con los suficientes recursos presupuestales, pero que están dispuesto a sumarse a los ajustes en el gasto público.

En ese sentido, explicó que buscan la optimización de recursos y la aplicación de una política de austeridad a través de la racionalización y mejor aplicación del gasto, enfocándolo en la atención de las actividades sustantivas de la institución.

[relativa1]

Informe de resultados

En su presentación, respecto a la Fiscalización Superior a las Cuentas Públicas del Ejercicio 2018, destacó la planeación, programación y ejecución de mil 467 auditorías y 180 revisiones a un total de 328 entes fiscalizables.

“Se hicieron 741 auditorías financieras-presupuestales; 627 auditorías técnicas a la obra pública; 75 auditorías de deuda pública y obligaciones; 16 solicitadas por la Auditoría Superior de la Federación; 4 auditorías de legalidad, y 4 auditorías sobre el desempeño, así como 155 revisiones en materia de deuda pública y obligaciones de municipios y 25 evaluaciones de participación ciudadana”

Y que debido a la no aprobación de la Cuenta Pública 2018 se iniciaron los trabajos para efectuar una nueva valoración sobre las aclaraciones y documentación justificatoria y comprobatoria presentada por los entes fiscalizables tanto en el Orfis.

En cuanto a la Cuenta Pública 2017 dijo que el Orfis notificó a los órganos internos de control de 340 entes fiscalizables las 3 mil 140 observaciones de carácter administrativo y 2 mil 019 recomendaciones derivadas de éstas.

Lo anterior para que continuaran con la investigación respectiva y promovieran las acciones que procedieran, informando al Orfis el número de expediente con el que se inició la investigación o el procedimiento respectivo.

[relativa2]

“En cuanto a las observaciones de presunto daño patrimonial correspondientes a la Cuenta Pública 2017, se instruyeron 129 procedimientos de investigación para la determinación de responsabilidades administrativas”.

Señaló que las áreas de investigación y substanciación, ha llevado a cabo diligencias de diversa índole con la finalidad de determinar la posible existencia de faltas administrativas y de los 129 expedientes iniciados a la fecha se han resuelto 50.

De estos 17 de ellos se han emitido informes de presunta responsabilidad administrativa por la comisión de faltas graves y en 33 se ha solventado el presunto daño patrimonial emitiéndose el respectivo acuerdo de conclusión y archivo.

“Asimismo, actualmente se encuentran en integración y desahogo 79 expedientes de investigación derivados de dicha Cuenta Pública 2017, en los cuales este Órgano Fiscalizador emitirá sus resultados a la brevedad posible atendiendo a los principios de celeridad procesal y prosecución del interés público. No obstante, de acuerdo con la Ley General de Responsabilidades Administrativas, las conductas encuadradas como falta no grave prescriben en tres años y medio, y las faltas graves en siete”.

[relativa3]