Xalapa, Ver. -  En medio del plan de austeridad republicana, la mayoría en el Congreso Local obligó al Órgano de Fiscalización Superior del Estado de Veracruz (ORFIS) a gastar 15 millones 829 mil pesos para revisar nuevamente la justificación que dieron algunos municipios al gasto del año 2018.

Gran parte de esos recursos aún se deben, el trabajo se limitó a revisar los pliegos de observaciones que emitió el propio Órgano de Fiscalización hace al menos tres meses, supervisar obras, y analizar cómo se justificó el manejo de los recursos. 

Las acciones se realizaron a partir de la segunda quincena de noviembre y será hasta el próximo martes 28 de enero cuando se entregue el nuevo informe de resultados de la Cuenta Pública a los diputados locales. 

La comparecencia de la titular del Orfis, Delia González Cobos, este 24 de enero confirmó el oneroso gasto y la deuda que se mantiene con trabajadores y despachos contables que apoyaron en la segunda revisión. 

Por primera vez en la historia del Órgano de Fiscalización, creado hace más de dos décadas, no se aprobó el Informe de Resultados de la Cuenta Pública 2018, y se dio un plazo de 90 días a la nueva titular para hacer una nueva revisión, ante la duda de cómo se habían solventado las observaciones que se hizo a los entes municipales. 

El informe de resultados lo integró el ex Auditor, Lorenzo Antonio Portilla Vázquez, quien dejó el cargo el 26 de septiembre, después de hacer entrega del resultados de las auditorías, sin embargo, diputados locales dudaron de la información recabada al momento de solventar los pliegos de observaciones y se ordenaron reabrir los expediente.

En la reunión con diputados locales, la nueva titular confirmó que el gasto -por la revisión que ordenó la mayoría de Morena- asciende a 15 millones de pesos, y tendrán que liquidarlo a lo largo del 2020.

[relativa1]

En su participación explicó que sólo se contrató a cinco personas más y el trabajo lo sacó el personal del Órgano, sin dejar de plantear el calendario de auditorías que se van a practicar al manejo financiero del 2019, primer año de la administración de Cuitláhuac García Jiménez.

“No hemos descuidado la atención que teníamos ya respecto de la Cuenta Pública del 2019, para ir preparando los temas que se requieren respecto de la cuenta del 2019, esto ha significado redoblar esfuerzos del personal, pues la misma plantilla la que ha estado trabajando (…) pero si reitero el compromiso del área que ha soportado todo el esfuerzo, para atender oportunamente y dar los resultados que la ciudadanía esta esperando”, respondió al panista Juan Manuel de Unánue Abascal.

En 2019, la Auditora General pidió una ampliación presupuestal de 20 millones de pesos para poder cumplir con la encomienda del Congreso Local, pero los diputados se negaron a analizar la petición y el propio titular de Finanzas y Planeación, José Luis Lima Franco, afirmó que no se contaba con fondos para apoyar la petición, pues el dinero de la tesorería ya estaba etiquetado.

En diciembre del 2019, la dependencia estatal contrató un crédito por 2 mil 500 millones de pesos, y la línea del préstamo era por hasta 5 mil millones de pesos, por lo que era factible el poder dar el aumento al órgano.

Delia Cobos reconoció que se debe el sueldo y la prestación de los trabajadores, el servicio prestado por despachos contables que supervisaron obras, “ha significado un total de 15 millones 829 mil pesos, por eso será la intención de recibir recurso adicional”.

En la misma reunión de trabajo, reconoció, que mantiene una deuda superior a los 12 millones de pesos, “tenemos pendientes pagos de la gente que ha estado laborando, de 8 millones 629 mil pesos”, además de que se deben cerca de 300 mil pesos a despachos contables.

[relativa2]

Para hacer la nueva revisión a los pliegos de observaciones, detalló, se recibió la documentación los días 12, 13 y el 22 de noviembre, y fue hasta el 22 de ese mismo mes, que se inició con trabajos de supervisión de obras, “el 25 de noviembre se empezó a realizar la compulsa de valoración de las empresas”.

El 17 de diciembre se hizo la contratación de prestadores de servicios que se encargaron de visitar los municipios más lejanos, pues el personal acudió a ciudades que obligaban a viajar al menos tres horas.

La historia

Con 31 votos a favor 12 en contra y una abstención el Congreso de Veracruz no aprobó la cuenta pública 2018, correspondiente al segundo año del gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares.

Tras el rechazo a la cuenta pública se instruyó al Órgano de Fiscalización Superior para que en coordinación con la Comisión de Vigilancia y en un máximo de 90 días, realizara una nueva valoración al ejercicio fiscal 2018, a partir del 30 de octubre, fecha en la que sesionaron los diputados locales.

Los Grupos Legislativos de Morena y de Movimiento Ciudadano, votaron para que, por primera vez en la historia, la Legislatura de Veracruz no avalara una cuenta pública.

[relativa3]