Veracruz, Ver.- A los 15 años Xscaret fue diagnosticada con insuficiencia renal, su madre Beatriz Trinidad Gómez recuerda los primeros síntomas que presentaba su hija “tenía cansancio, agotamiento físico, dolor de cabeza y tenía un aliento muy fuerte, empezó a tener nauseas al comer.” 

Al principio creía que se debía a la falta de higiene o de ejercicio, los síntomas pasaron desapercibidos, pero más tarde los padres de Xscaret notaron unos hematomas raros en su piel para cuando quisieron acudir al doctor ya era demasiado tarde.

Su riñón ya se encontraba en etapa terminal, tenían que conseguir inmediatamente un donador para que su hija no muriera.

Veracruz tiene una de las tasas de donadores de órganos más baja a nivel nacional, en el 2019 se ubicó en el lugar número 10 de donantes totales por estado, de acuerdo con el Boletín Estadístico-Informativo del Centro Nacional de Trasplante (BEI-CENATRA).

“Es muy difícil encontrar donadores y pensar que el donar no es quitarte la vida si no al contrario regalas vida,” comentó Beatriz.

Fueron nueve meses de sufrimiento entre análisis, medicamentos y diálisis, viendo a niños pasar por la misma angustia y algunos más morir.

Para fortuna de Xscaret su padre era compatible y pudo donarle uno de sus riñones, gracias a eso ahora puede hacer su vida normal.

“Después de la operación recaí, hasta el más mínimo dolor de cabeza no lo podía aguantar, estuve hospitalizada tres meses, el doctor nos especificó que esos tres o cuatro meses eran tan importantes que hasta por una cortada tan pequeñita podría ser causante de un rechazo de riñón,” explica Xscaret

Ahora ella se encuentra estable hace sus actividades normales, y aunque sigue con cuidados especiales, como cuidar su alimentación, hace ejercicio y tomar medicamentos de por vida, está feliz de haber resistido tantos retos a tan corta edad. 

[relativa1]

Veracruz carece de donantes

Lamentablemente no todos tienen la suerte de Xscaret ya que muchas no cuentan con la posibilidad de encontrar un donador ya sea con sus familiares o cadavéricos.

Muchos de ellos mueren antes de hallar un donador y otros más siguen en lista de espera.

Según el Centro Nacional de Trasplante (Cenatra), el órgano que más demanda tiene es el riñón con 610 pacientes en lista de espera en el estado, de ahí le sigue el hígado, corazón, pulmón y cornea. 

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) es uno de los establecimientos autorizados para realizar dichos trasplantes, en el estado de Veracruz se encuentra la Unidad Médica de Alta Especialidad del Hospital de Especialidades "Adolfo Ruiz Cortines".

Esta institución actualmente tiene más de 400 pacientes que se encuentran en lista de espera para un trasplante de órgano. 

El tiempo de espera para que los pacientes tengan derecho a un trasplante va de cuatro a siete años y la mayoría de los donadores son familiares, pero los tiempos varían de acuerdo al tipo de sangre que requiere la persona.

Pedro Iván Moreno Ley, Jefe de Departamento Clínico de Trasplantes, expresó que los pacientes que pueden tardar más tiempo en espera son los que tienen el tipo de sangre O positivo, pero el tiempo en estos casos es decisivo.

“La mayor parte de trasplantes se hacen de un donante vivo, personas, familiares e incluso amistades que donan por altruismo o por buena voluntad los órganos a los pacientes y eso hace que la lista de espera se haga cada vez más grande con tiempos de esperas más prolongados, si bien se ha visto un incremento en los últimos años, el número de trasplantes sigue siendo insuficiente, la lista crece de manera exponencial cada año.”    

En el 2019 el hospital cerro con seis donaciones multiorgánicas y 24 trasplantes renales que, aunque pareciera una buena cifra existe una demanda mayor de pacientes que necesitan un órgano para seguir viviendo.

[relativa2]