Xalapa, Ver.- De protagonizar una crítica constante contra la colusión del Gobierno Federal, Petróleos Mexicanos (PEMEX) y la trasnacional Odebrecht con su complejo petroquímico Etileno XXI, la titular de la Secretaría de Energía (SENER), Rocío Nahle García, dejó su activismo como Diputada Federal y Senadora por Veracruz optando por el silencio en este tema.

El Gobierno Federal y la Fiscalía General de la República (FGR) ya procedieron en contra de algunos de los exfuncionarios que Nahle García involucró en actos de corrupción, pero no por el desfalco generado en el complejo ubicado en Nanchital, Veracruz, sino por otros casos de evidente corrupción.

El propio Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, confirmó este miércoles 26 de febrero que se estudia si es posible rescindir el contrato desfavorable entre PEMEX y Odebrecht, debido a que una parte importante del gas que se importa al país se destina a Etileno XXI.

Como integrante de la Cámara Baja, Rocío Nahle García promovió el 15 de agosto de 2017 una denuncia en la entonces Procuraduría General de la República (PGR) en contra el exdirector General de PEMEX, Emilio Lozoya Austin, actualmente detenido en Madrid, como autor material del lavado de dinero mediante sobornos recibidos entre 2009 y 2012 con Odebrecht.

En ese entonces, la legisladora promovió la querella en compañía de siete integrantes más del Grupo Legislativo de Morena en la LXIII Legislatura, aunque la PGR no mostró avance alguno a la investigación.

Por lo anterior, Nahle García promovió el 10 de octubre de 2017 un recurso de amparo por la inacción del ente investigador. En esa fecha, en una declaración ante los medios de comunicación, involucró a más servidores en una probable red de sobornos a PEMEX para conceder contratos de obra a la transnacional.

"El caso de Odebrecht empieza desde Los Pinos, es un asunto desde Felipe Calderón Hinojosa y de Enrique Peña Nieto y de ahí 'se desparramó' a los estados, a varios: Michoacán, Hidalgo y Veracruz; se les abrieron las puertas desde Los Pinos", acusó entonces Nahle.

En múltiples entrevistas la entonces coordinadora del Grupo Parlamentario de Morena no sólo culpó al expresidente Enrique Peña Nieto sino al entonces director de PEMEX Petroquímica (PPQ), Rafael Beverido Lomelín y al exdirector del Proyecto Fénix, Arturo García Pérez.

Además del exgobernador Javier Duarte de Ochoa, el exsecretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP) José Antonio Meade Kuribreña y el expresidente Felipe Calderón Hinojosa.

Nahle García también asoció en diversas ocasiones a los exalcaldes de Veracruz y de Boca del Río, Ramón Poo Gil y Miguel Ángel Yunes Márquez, respectivamente, de involucrarse con Odebrecht al permitir la participación del consorcio en el suministro y tratamiento del agua para sus respectivos municipios.

Dos años y medio después de la denuncia de Rocío Nahle y la fracción parlamentaria de Morena, la hoy Fiscalía General de la República solo emitió una orden de búsqueda internacional contra Emilio Lozoya, cuya detención se cumplió el pasado 13 de febrero por Interpol en Madrid sólo por temas relacionados con lavado de dinero.

En el caso de Etileno XXI los señalamientos contra exfuncionarios siguen como posturas mediáticas o sin resultados.

[relativa1]

ORIGEN

En 2013, mientras las autoridades estatales celebraban los avances en la construcción del complejo petroquímico, Nahle García se convirtió en la voz del Grupo Ingenieros PEMEX Constitución de 1917, vaticinando que el proyecto pondría en jaque a la industria petroquímica del país.

Entonces acusó como el principal impulsor del proyecto a Rafael Beverido Lomelín, director de PPQ durante los periodos en el que el PAN ocupó la presidencia del país.  

“Él (Beverido Lomelín), será el responsable de la competencia desleal que se está generando para PEMEX, como causante de una supuesta necesidad de inversión privada en el área de petroquímica”, imputó recordando su paso como asesora de la Comisión de Energía en la Cámara de Diputados.

Acusó que el exdirector de PPQ suspendió la ampliación y modernización de la cadena de etileno en el complejo petroquímico Morelos para vincularla al complejo Etileno XXI, algo que calificó como ilegal y aseveró que contaba con los documentos que comprobaban sus dichos.

Incluso la actual titular de la SENER difundió un escrito fechado el 10 de noviembre de 2009 y firmado por Beverido Lomelín a la legisladora Laura Itzel Castillo Juárez, entonces secretaria de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados, en el que se detallaban los proyectos cancelados por PPQ a pesar de contar con los recursos presupuestales aprobados para llevarlos a cabo.

El primero de ellos fue la ampliación de la Planta de Etileno en el Complejo Petroquímico Morelos. La licitación se efectuó en dos ocasiones: diciembre de 2006 y marzo de 2008, en ambas, el exfuncionario afirma haber declarado desiertos los procesos.

Además, en junio de 2008 determinó suspender el proyecto y otros asociados a la cadena de etano, “por su vinculación a la iniciativa del proyecto Etileno XXI”, se lee en el informe.

“Pero ¿qué tiene que ver esto con la iniciativa privada, si a Rafael se le dio ese dinero para que ampliara el complejo Morelos? Los 12 mil millones fueron aprobados para eso, y por los que preguntaba la diputada se fueron, en qué, no se sabe”, criticó en entrevista Nahle García en 2013.

Añadió que otra medida del exdirectivo fue la ampliación de la Planta de Óxido de Etileno para producir de 225 a 360 Millones de Toneladas Anuales, que se dividía en 2 etapas. En 2007 se iniciaron los trabajos de la primera ampliación de 225 a 280 MTA.

Pero para el 5 de junio de 2008, Beverido Lomelín ordenó suspender la segunda etapa, en la que se alcanzaría una producción de 360 MTA, también para vincularla “a la iniciativa del proyecto Etileno XXI”, según el informe citado.

[relativa2]

PROYECTO FÉNIX

Cuando Etileno XXI fue concebido en el gobierno de Vicente Fox llevaba el nombre de “Proyecto Fénix”, pues se anunciaba como la obra que haría renacer la petroquímica nacional. Al no poder concretarse la obra recayó en la administración de Felipe Calderón Hinojosa, bajo el nombre de Etileno Siglo XXI.

Se anunció que operaría un horno de pirolisis con una capacidad de 1 millón de toneladas de etileno al año, así como la construcción y operación de unidades integradas de polimerización para la producción de polietilenos.

Nahle ha insistido que en la industria petroquímica el etileno representa el segmento más importante, ya que a partir del gas etano se pueden obtener una gran variedad de productos como plásticos, resinas y fibras, de ahí que se le deberían de suministrar 66 mil barriles diarios de etano para garantizar su operatividad.

Sin embargo, en los resultados de la revisión a la Cuenta Pública del 2017, la Auditoría Superior de la Federación señaló que PEMEX ha perdido 107 mil millones de pesos por vender el gas 36 por ciento más abajo del precio de mercado, aparte de generar multas por más de 2 mil millones de pesos por no satisfacer completamente todo este consumo que tiene la empresa.

Al ser cuestionado sobre el tema, el presidente López Obrador reconoció que se revisa el contrato y, de ser procedente, se buscaría rescindirlo.

“Se está revisando para ver si se puede cancelar el contrato, si legalmente es posible hacerlo, porque también tenemos que actuar con legalidad, que haya Estado de derecho. Sí hay una investigación sobre este tema, pero insisto, lo más importante es que nunca más vuelvan a suceder esas cosas”, planteó en su conferencia mañanera del miércoles.

El Ejecutivo también admitió que el proyecto Etileno XXI recibió recursos de Nacional Financiera y del Banco Mexicano de Comercio Exterior (Bancomext), en un acto en el que López Obrador acusó "influyentismo" y "corrupción".

"Son ya otras condiciones, eso ya no se permitiría en estos tiempos, porque tú estás haciendo referencia a un acuerdo con la empresa Odebrecht, para ser claros, en donde se creó esta empresa para producir polietileno y se les aseguró gas a precios rebajados, gas de PEMEX, se dejó sin gas a las plantas petroquímicas para abastecer de gas a esta planta de Odebrecht", recalcó.

[relativa3]

LA COLUSIÓN

El 12 de febrero de 2020, en el reportaje "Etileno XXI y Grupo MAS, los negocios del gobierno de Duarte con Odebrecht" publicado, E-Consulta Veracruz denunció las facilidades del Gobierno de Javier Duarte de Ochoa para la instalación en el estado de la brasileña Odebrecht por medio de dos "negocios": Grupo MAS, operadora de agua para la ciudad de Veracruz y donde Odebrecht Ambiental cuenta con la mayoría de las acciones.

El otro negocio promovido por el entonces Gobierno de Javier Duarte es Etileno XXI, construida por la subsidiaria de Odebrecht Braskem Idesa, la cual primero impulsó como Secretario de Finanzas con el Gobierno de Fidel Herrera Beltrán; luego como diputado federal por Córdoba y por último como Gobernador.

La inversión para Etileno XXI requirió una suma de 5 mil 200 millones de dólares, y en todo momento, Duarte de Ochoa la defendió como generadora de empleos en Coatzacoalcos y Nanchital, donde se ubica el complejo.

El lunes 21 de septiembre de 2015 Javier Duarte de Ochoa negó un beneficio al consorcio brasileño con la supuesta asignación de contratos para la venta de electricidad al gobierno de Veracruz.

"El Gobierno del Estado no tiene ningún contrato vigente con la empresa Odebrecht o con sus filiales", reiteró Duarte de Ochoa, e hizo hincapié en que Odebrecht sólo invirtió 4 mil 500 millones de dólares en la industria petroquímica dentro del proyecto Etileno XXI en el sur de la entidad, generando 13 mil trabajos.

Durante el Gobierno del priísta Petróleos Mexicanos invirtió 1.5 millones de dólares por trabajos de modernización de la refinería de Minatitlán, a cargo de dos filiales de Odebrecht: Mina-Trico y Ebramex. Ese mismo año PEMEX pagó a la empresa privada 11 millones de dólares por 35 contratos complementarios para refinerías.

En el caso de la operación de Etileno XXI, la planta requería un suministro de 66 mil barriles de etano a "precios preferenciales".

Sin embargo, por este negocio, PEMEX acumuló dos años de pérdidas por 3 mil 642 millones de pesos por vender gas etano, debajo de su costo real a Etileno XXI.

Rocío Nahle denunció en medios el trato preferencial de Duarte de Ochoa y de Petróleos Mexicanos a Etileno XXI, aún con las cifras en contra de la empresa productiva del estado y hasta la fecha no hay anuncios de avances en las investigaciones.