Veracruz, Ver. - Karla corre de frente con el balón en las manos, recibe tackles y los regresa, en el campo se apoya siempre de sus compañeras, todas están dispuestas a recibir golpes por ella, se acompañan hasta la línea de anotación, se abrazan en cada victoria y aprenden juntas en cada derrota.

Karla Macossay es jugadora de Rugby, junto a sus compañeras de equipo esperan regresar victoriosas de su sexto campeonato nacional, en un deporte en el que el contacto físico es siempre fuerte y aguerrido, que rompe los estándares de la práctica deportiva para mujeres en Veracruz, pero en el que la inteligencia vale más que la fuerza bruta.

Con 25 años, Karla es ganadora de múltiples premios entre los que destacan dos medallas de bronce en Olimpiada Nacional 2014 y 2015, plata en el Torneo Nacional Mayor de Rugby y oro en 2018 como mánager, entre otros reconocimientos a su trayectoria deportiva.

Las historias de éxito no se crean de la noche a la mañana, en el caso de Karla llegar hasta donde ahora está significó años de esfuerzo, perseverancia y sobre todo amor al deporte.

El primer contacto que Karla tuvo con el Rugby fue atreves de su hermano y su papá quienes son entrenadores del equipo Titanes Rugby Club Veracruz, en el cual ella participa desde hace seis años.

De pequeña siempre practicó distintos deportes como fútbol y basquetbol, en donde los espacios para mujeres son reducidos. Ella cuenta que antes de entrar al mundo de Rugby amaba el teatro y no creía que otra actividad le podría provocar la misma pasión que estar arriba de un escenario.

Hasta que después de asistir a tres juegos, quedo “enamorada” de este deporte el cual pasó de ser su pasatiempo a un estilo de vida, donde logro destacar y el que le dejó grandes experiencias.

[relativa1]

“Es mi estilo de vida, un pasatiempo ya definitivamente no, yo no puedo vivir sin el Rugby me ha ayudado a ser líder, me ha ayudado a ser responsable, a tener disciplina, ser comprometida, humilde, a tener una competencia sana en todos los aspectos de mi vida, a superarme, si me caigo hoy me levanto mañana o si hago mal algo no me canso hasta hacerlo bien”.
 

Los valores y la seguridad que a Karla le dejó el Rugby fueron de mucha ayuda para formar la mujer que hoy en día es, asegura, alguien que no teme a los retos y que no huye de sus problemas.

[relativa2]
 
Titanes Rugby femenil, orgullo veracruzano

Karla encontró en el Rugby a otra familia que, aunque no comparten lazos sanguíneos tienen la misma pasión y amor por este deporte. El equipo Titanes Rugby femenil participará por sexta ocasión consecutiva en el Torneo Final Nacional de Rugby femenil 2020.

En este torneo participan ocho de los mejores equipos de México, en los últimos seis años se posicionaron entre los primeros cuatro lugares, pero este año tienen el objetivo de ir por el primer lugar para eso las chicas se preparan arduamente todos los días entrenando para ser las mejores.

“En México las mujeres son las que han puesto más en alto al Rugby, cualquier persona, cualquier mujer sea chiquita, gordita, alta puede participar (…), no hay que tener miedo o pena de practicar ningún deporte”, comentó Karla Macossay.

Además de dedicarse a esto, Karla es voluntaria en la Fundación Yépez, una organización sin fines de lucro, dedicada a la protección de las tortugas marinas y el medio ambiente en la cual lleva el área de comunicación.

El participar en esta fundación le dejó un profundo respeto al medio ambiente, así como de los demás seres vivos que habitan este planeta.

Por ahora su mayor sueño y el de sus compañeras de equipo es llegar a casa con el primer lugar en él torne nacional y que más mujeres se atrevan a vencer el miedo y los obstáculos en los deportes que anteriormente solo se creían para hombres.

[relativa3]