La Secretaría de Seguridad y Participación Ciudadana (SSPC) nombró a Gabriela Justina Tapia Palacios, como nueva Coordinadora Operativa de la Guardia Nacional, en sustitución de Patricia Rosalinda Trujillo Mariel, quien solicitó licencia por una investigación en su contra luego de adquirir un equipo de espionaje israelí a un sobre precio de 480 millones de pesos. 

Alfonso Durazo Montaño, titular de la SSPC comentó Justina Tapia fue llamada en el momento en que la división de Inteligencia necesitaba una ''limpiedad''.

"Esta persona es una persona que se formó en la división de Inteligencia de la ex Policía Federal. Tiene una carrera sumamente destacada, tiene una hoja de servicios limpia. Cuando teníamos la necesidad de nombrar a un o una representante de la ex Policía Federal como agregada en esa instancia en la Embajada de México en Estados Unidos, se hizo un concurso abierto. Se calificaron sobre la base de determinados parámetros y termino ella como, fue, que se le eligió para esa responsabilidad en un concurso abierto. Ahora que se ha requerido de una limpiedad de la división de inteligencia se le ha llamado a cumplir esa responsabilidad que afortunadamente ha aceptado", comentó Durazo durante el anuncio de la campaña de concientización "Internet seguro para todas y todos".

La semana pasada Patricia Trujillo, ex comisaria de la Guardia Nacional, pidió licencia ilimitada  y sin goce de sueldo para facilitar la investigación sobre compra de software israelí a un sobreprecio para la extinta Policía Federal a fin de que sea deslindada de responsabilidades de acuerdo a las observaciones de la Auditoria Superior de la Federación (ASF).

El 28 de febrero, LA SILLA ROTA publicó que por una investigación en su contra relacionada con la adquisición de un supuesto "software israelí" a un sobrecosto de 480 millones de pesos, Patricia Rosalinda Trujillo Mariel, coordinadora nacional operativa de la Guardia Nacional sería separada del cargo. Fuentes de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana comentaron que la destitución fue ordenada el pasado 25 febrero a través de la circular 099/2020 enviada por la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal.

El software, el cual no tiene un precio mayor de los 20 millones de pesos, fue adquirido a un sobre costo de 480 millones de pesos, sin que se realizará ninguna investigación  de mercado por parte de la Policía Federal para la compra.

La Auditoría Superior de la Federación determinó que no existe evidencia de que el software sea de origen israelí, ya que el programa no cuenta con una licencia, además de que hay evidencia de una transferencia de recursos a la empresa Cyberglover Ltd por el pago del programa.

En junio de 2018, la entonces funcionaria de la Policía Federal, Patricia Trujillo, habría adquirido, a un precio de 500 millones de pesos, un software para el espionaje de usuarios de redes sociales, pero un estudio de mercado por la ASF determinó que podrían adquirirse ese tipo de servicios por opciones de hasta 20 millones.

Con información de La Silla Rota 

[relativa1]

[relativa2]