Xalapa, Ver.- Fernanda arribó al Aeropuerto Internacional de Veracruz "Heriberto Jara Corona" procedente de Madrid, España en donde cursa estudios universitarios, sin encontrar algún cerco o módulo sanitario que detectara que era portadora de coronavirus.

Fue decisión de su familia que fuera evaluada, al día siguiente de su llegada, por un médico en la Beneficencia Española, clínica privada en la ciudad de Veracruz.

Ese mismo viernes 13 de marzo, le fue tomada una muestra y para el 15, los resultados confirmaron Covid-19.

Su caso pasó desapercibido por autoridades de la Secretaría de Salud, que tuvieron contacto con sus familiares hasta que ese mismo día se viralizó a través de redes sociales el testimonio de su padre, el empresario aduanero Ramón Gómez, donde dio aconocer el diagnóstico de su hija.

La Secretaría de Salud emitió ese mismo día un comunicado en donde descartaba el caso como positivo, ya que la clínica que había realizado el diagnóstico no tenía la certificación para la elaboración de análisis clínicos en el contexto de la alerta internacional emitida por coronavirus.

El caso de Fernanda fue tratado desde entonces como sospechoso por la dependencia estatal, sin embargo, la noche del martes 17 de marzo terminó por confirmarse el diagnóstico a través de una rueda de prensa.

El papá de Fernanda relató en entrevista telefónica, que la Secretaría de Salud no ha tenido comunicación nuevamente con ellos, para dar seguimiento a la evolución de la enfermedad en su hija.

La primera vez que lo contactaron especialistas de la dependencia realizaron el levantamiento de muestras en dos ocasiones, para poder confirmar que el resultado de la clínica particular era positivo.

"Ella regresó de Madrid el jueves 12 en la noche, en donde estaba cursando la universidad, y el viernes temprano la llevamos a hacer la prueba por seguridad, más porque manifestaba un poco de tos días atrás, le hicieron la prueba la que nos entregaron el domingo, porque tardan 48 horas en darla y salió positivo el virus"

[relativa1]

AISLAMIENTO TOTAL

Ramón Gómez Barquín asegura que su hija viajó desde Madrid tomando medidas preventivas para evitar contagios, utilizando guantes y cubrebocas desde que salió de su departamento y durante el viaje en avión hasta México y Veracruz.

Su compañera de habitación, también originaria de Veracruz, viajó junto a ella todo el trayecto tomando las mismas precauciones, aunque en su caso los análisis descartaron la enfermedad.

A su llegada, la familia de Gómez decidió aislar a su hija en su habitación, para que al día siguiente se realizaran las pruebas clínicas.

Desde ese momento su familia se recluyó en casa para evitar tener contactos con más personas, señaló el entrevistado.

Una vez que se tuvo confirmación de la enfermedad por clínica privada se decidió cambiar completamente la rutina de su familia, pues desde entonces todas sus actividades laborales y escolares las llevan a cabo desde el hogar.

"Hasta ahorita lo que nos recomendó el doctor es hacer la vida normal, no hay medicamentos, lo único que sí se recomienda es no tomar ibuprofeno porque parece que esto fortalece el virus, lo que sí se recomienda es tomar paracetamol en caso de que exista algún malestar muscular"

Ramón Gómez Barquín asegura que los demás integrantes de su familia no tienen síntomas de la enfermedad, ya que evitaron tener contacto directo con Fernanda desde su llegada a Veracruz, aunque por la alerta sanitaria decidieron mantener los protocolos de una cuarentena voluntaria.

"Mi recomendación es que se difunda mucho que eviten lugares con mucha gente, eviten estar en la calle sin necesidad, cuidar sobre todo a los adultos mayores que están en casa, no nada más por el bienestar de la propia familia sino de la comunidad, porque no habrá capacidad en los hospitales públicos si es que esto se desborda como en otros países, es momento de ser responsables", declaró.

[relativa2]