Coatepec, Ver.- Debido a la emergencia en Veracruz por la pandemia del coronavirus, Tuzamapan aplazó, por segundo año consecutivo, las actividades del carnaval, considerado uno de los más antiguos en la región con 110 años de antigüedad.

Apenas en 2019 el Comité Organizador optó por cancelar dicho evento tras el homicidio de cinco personas, crimen ocurrido el 16 de mayo en el acceso principal de la congregación dedicada a la producción de caña y cítricos en Coatepec.

Por esta razón, los lugareños consideran que “se quedaron sin suerte”, porque no han podido organizar su evento, característico por los boneteros, quienes bailan para alegrar la fiesta con sus máscaras de colores y sus trajes característicos.

Se trata de personajes inconfundibles por sus "bonetes" de papel de china que emulan a los antiguos hacendados del siglo pasado, cuando el pueblo destacaba por la producción de alcohol, aguardiente, azúcar y panela.

Complementan el ajuar las botas de fuera, machete de madera y corbata elegante, atavíos que podrían quedar guardados hasta que se confirme o se descarte otra vez el festejo.

CRIMEN QUE DEJÓ HUELLA

Cuatro días antes de los asesinatos perpetrados contra productores de limón en mayo de 2019, el pueblo eligió a las tres embajadoras de las fiestas: Arlet Guadalupe Olmos Luna, Litzi Valeria Domínguez Mota y Adriana Pérez López en medio de un ambiente animado con la cercanía de las fiestas.

Como evento principal, el comité organizador programó un baile de Carnaval, con Los Ángeles de Charly, La Poderosa Banda San Juan, Banda Candelabro y Dinastía Chicana para el 1 de junio; además de una noche "electrónica" el sábado 18 de mayo con Sonido Xtrem y Sonido Aliens, más un jaripeo el domingo 19 de mayo.

Todo cambió el jueves 16 de marzo, cuando a las 15:30 horas delincuentes abrieron fuego contra Manuel Casas Jarvio; Manuel Lara Santamaría; Miguel López; Aldo Martínez Jiménez y Óscar Alberto Suárez Fernández.

El ataque ocurrió a pocos metros de la carretera Coatepec-Huatusco, donde los cinco asesinados se dedicaban a la venta del cítrico cosechado en las huertas cercanas.

El 18 de mayo de 2019, en la parroquia de San Juan Bautista, el pueblo dio el último adiós a Miguel, José Manuel, Oscar, Manuel y Aldo, y una multitud acompañó a las víctimas en medio de música de corridos y aplausos, bajo la vigilancia de una patrulla de la Fuerza Civil y dos más de la Policía Militar.

En una primera medida, el Comité Organizador decidió no cancelar el carnaval, sino moverlo al mes de agosto, y posteriormente, los días 17 y 23 de mayo, organizó una colecta casa por casa a beneficio de los deudos de los cinco varones.

Entre todos reunieron 5 mil pesos y cada una de las familias recibió mil, así como cinco cajas de despensa.

Sin embargo, en junio, el comité organizador optó por mover el carnaval 2019 a febrero de 2020, y por acuerdo, no se eligió una nueva corte real. Por lo tanto Arlet, Litzi y Adriana reanudarían sus cargos el año en curso.

El 24 de enero de 2020, el Comité presentó el nuevo elenco artístico para el 28 de marzo: Los Deakino, Los Vela, Daniel Villalobos y Fuego Latino.

Con el nuevo aplazamiento, autoridades del pueblo comentan que “se quedaron sin suerte” o que el multihomicidio pudo dar origen a un “luto” que se podría prolongar por dos años.

"NOS HAN VENIDO GOLPEANDO LAS TRAGEDIAS"

La reacción de prevención ante la pandemia del COVID-19 nuevamente obligó a los organizadores a diferir la fiesta a una fecha posterior.

"Desgraciadamente nos han venido golpeando las tragedias: el año pasado tuvimos el deceso de varias personas y por respeto a la familia y la congregación se determinó cancelar", indicó el vicepresidente de la Junta de Mejoras, y del comité organizador del carnaval, Carlos Cortes Quiroz.

Dijo que tras los homicidios de 2019, el carnaval se previó organizar en marzo, sin embargo, las medidas de sana distancia nuevamente amenaza la organización de la fiesta.

"Vemos que hay una primera etapa, pero hay una segunda etapa que es la que va a decidir y marcar el paso a seguir en salud y tenemos que esperar" dijo.

En caso de que el escenario mejore, confió que en mayo pueda retomarse la organización, pero de no ser así, el comité tendría que suspenderlo.

"Para nosotros es de vital importancia que tengamos otra entrada para la economía de la población, porque solo dependemos del campo, no tenemos más industria, tenemos una pequeña empresa y hace falta inyectarle algo a la congregación que es de las tres más grandes del municipio", opinó.

Señaló que año con año, las candidatas trabajan por votos y reúnen dinero para su vestuario, su corona y su centro, además de los papaquis y todo lo que se relaciona con la economía.

"Lo que se recaude es para la misma fiesta, es una inversión bastante cara, ahora imagina organizar una fiesta popular en una población de más de 15 mil habitantes", expresó.

En cuanto a la contratación de los artistas, esto representa no solo dar marcha atrás a los convenios, sino tener que enfrentar nuevos costos para las presentaciones.

Dijo que la suspensión de los eventos implica un riesgo de entre 150 mil a 250 mil pesos de inversión.

[relativa1]

Por su parte, el vocal del Comité Organizador y de la Junta de Mejoras, José Tapia Murrieta, indicó que se esperaba una afluencia de entre 25 mil a 30 mil personas al Carnaval de Tuzamapan, y al momento, se había tenido una venta de al menos 40 por ciento de los boletos.

"La venta iba muy bien y el motivo que estamos viviendo a nivel mundial se pospuso", lamentó, añadiendo que por las medidas de sana distancia ya han acudido personas para pedir devolución de su dinero, luego de haber comprado boletos.

"Sí nos afectó, nuestro pueblo responde y si nos afectó a la economía y se esperaba la visita de los que vienen de fuera", explicó.

[relativa2]

[relativa3]