Veracruz, Ver.- Martha Gómez es una mujer indígena Tzotzil que vende blusas bordadas en el centro histórico de Veracruz, ella no sabe porqué las ventas bajaron desde hace ya varios días, no tiene idea del porqué ya no hay turistas y mucho menos sabe qué es el covid-19. 

En una de las bancas de la calle Gutiérrez Zamora, justo frente a las famosas nieves del malecón se encuentra Martha, ahí tiene acomodada su mercancía a la vista de todo aquel que quiera comprar, junto a ella una pequeña niña de apenas un año de edad está jugando descalza a pesar de que el sol de mediodía ha calentado el piso del lugar.  

Ella es la única que se encuentra vendiendo en esa zona, tomando en cuenta que ahí se reúnen docenas de vendedores indígenas que vienen de otros estados principalmente Chiapas y que, debido a la contingencia y a la escasa visita de turistas, abandonaron el sitio.

Hace seis meses salió de su natal San Cristóbal de las Casas, Chiapas y vino a Veracruz a trabajar, consigo trajo a su pequeña hija.

Martha apenas habla español y entiende solo lo básico, su lengua nativa es el Tzotzil.

Al preguntarle cómo está la venta, agacha la mirada mientras de reojo mira para todos lados como si alguien la estuviera vigilando, por fin responde, "no hay venta, no hay", dice.

Ella solo sabe que desde hace varios días no vende nada y que los turistas dejaron de venir, comenta que, en días buenos vende hasta cuatro blusas de 120 pesos o menos todo dependiendo de qué tanto le "regatee" el cliente, pero hace más de seis horas que está en esa banca y no logra vender nada.

Martha no sabe qué es el coronavirus nunca lo había escuchado, no sabe cuáles son los síntomas, ni que su hija es uno de los sectores más propensos a contraerlo, ella no tiene televisión ni mucho menos celular para enterarse de las más recientes noticias, las cuales muestran que el estado de Veracruz tiene siete casos confirmados y 70 sospechosos, de acuerdo al reporte Epidemiológico de la Secretaría de Salud estatal.  

[relativa1]

PUEBLOS INDÍGENAS LOS MÁS VULNERABLES

La falta de Hospitales, doctores y medicamentos hacen a las poblaciones indígenas un sector vulnerable para afrontar la epidemia del covid-19, dijo Aciano Ramírez Morales, representante de la Cooperativa indígena ecoturismo Jomxuk.

Aunque la mayoría de los casos confirmados del covid-19 se encuentran en las grandes ciudades, los pueblos indígenas no se salvan de llegar a contraerlo.

"Hay mucha gente que emigra se va por ejemplo a Ciudad Juárez, Sinaloa, Cancún a otros lugares entonces de repente regresan porque allá les recortan el trabajo, entonces estos empleados regresan a sus pueblos y ahí es donde estamos propensos, porque tú dices viene de tal lugar no será que ya viene contagiado y no lo sabemos", comento Aciano Ramírez.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), señalan que los estados que tienen una mayor concentración de población indígena son Oaxaca, Chiapas, Veracruz, México, Puebla, Yucatán, Guerrero e Hidalgo, siendo los cinco primeros quienes registran un aumento en la expulsión de población indígena nativa.

Debido a que los negocios, restaurantes y demás comercios turísticos del país se están viendo en la necesidad de cerrar la mayoría de las personas que trabajan en esos lugares están regresando a sus pueblos de origen, generando la probabilidad de ser portadores del virus.

[relativa2]