Xalapa, Ver.- La Secretaría de Hacienda determinó que los bancos mexicanos podrán establecer acuerdos con sus clientes para diferir los pagos e intereses de préstamos ante la crisis económica causada por el coronavirus. 

Entre los créditos que podrán diferirse se encuentran hipotecas, autos, tarjetas de crédito, nómina y créditos personales, así como apoyo a las Pymes. 

Sin embargo, algunas sucursales bancarias no han detallado que los créditos de la banca que participen en los programas anunciados seguirán generando intereses durante los cuatro o hasta seis meses que se extiendan las medidas. 

Es debido a ello que los especialistas en economía recomiendan a la población verificar cada punto de los acuerdos para evitar que los usuarios se vean afectados con las llamadas “cláusulas en letras chiquitas”.

Hasta el momento las sucursales bancarias mantienen el servicio regular sin obligar a que el pago de los servicios se deba suspender o realizar de otra manera. 

Únicamente recomiendan a los usuarios ajustarse a las medidas sanitarias ya establecidas para recibir atención personalizada, así como el uso de sus diferentes aplicaciones y páginas de internet para resolver los trámites a través de la banca móvil. 

Son los adultos mayores quienes principalmente se ven afectados ante la falta de conocimiento para saber operar dispositivos móviles que permitan realizar los pagos y trámites a distancia. 

Y es este mismo sector quien, al igual que muchos jóvenes, aún acude a las diferentes sucursales para evitar atrasos que por consiguiente deriven en la imposición de intereses.

[relativa1]

[relativa2]