Xalapa, Ver.- "¿Cómo hacer frente a la crisis sanitaria por coronavirus cuando te dedicas a organizar fiestas? “A nosotros no nos va a matar el coronavirus, nos va a matar el hambre”, bromea Rosy mientras fríe una pechuga de pollo laboriosamente rellena y cubierta en coco; el trabajo de hoy podría ser su último ingreso en un largo tiempo. 

Carla Patricia González, compañera de Rosy, trabaja desde hace cinco años en Banquetes Almanza, en la ciudad de Xalapa. Se dedica a cocinar platillos para eventos privados como bodas, quinceaños, cumpleaños, graduaciones o degustaciones para decidir el menú, como el de este día.

Paty, como la conocen sus compañeros, es madre soltera de dos niños de 8 y 13 años. Su único ingreso para mantenerlos es trabajar para la banquetera y aunque por el momento tiene el dinero del día, el futuro de cómo pagará luz, gas, agua, insumos del hogar y comida es incierto.

“Con los niños en casa los gastos son mayores”, dice, pues al no ir a la escuela todo el día están activos, quieren comer y consumen más de la despensa. 

Rosa Mora o “Doña Rosy”, también trabaja en Banquetes Almanza desde hace 7 años y aunque vive únicamente con su pareja, los gastos en casa son compartidos. Al igual que Paty, no cuenta con un salario fijo y gana dinero cada que hay contratación de eventos.

Ambas cocineras reparten los eventos y degustaciones con otras compañeras; lo poco de trabajo que pudiera agendarse en las próximas semanas sería repartido, como siempre, con las demás. Cada una de ellas gana por evento entre 600 y 800 pesos, y por degustación, como la que trabajan en este momento, entre 200 y 250 pesos.

[relativa1]

Banquetes Almanza vive hoy una situación complicada por la falta de clientes interesados en organizar alguna fiesta o en el caso de quienes sí tenían una, han preferido posponerla; esto, luego de la recomendación del Gobierno Federal, Estatal y la misma Organización Mundial de la Salud (OMS) de guardar distancia con otras personas y no participar en eventos de más de cien personas, aunado al llamado mundial de quedarse en casa.

La situación que vive esta empresa y las personas que laboran ahí, es el reflejo de muchos mexicanos hoy en día: sin clientes ni forma de sostenerse económicamente; varados durante la propagación del covid-19, que hasta el momento de este trabajo ya cobró la vida de 28 mexicanos, incluido un señor de 53 años originario de Tlacotalpan, Veracruz.

Otra persona que “se aprieta lo dedos” ante la falta de eventos es Israel Reyes, quien es capitán de una cuadrilla de meseros de 40 trabajadores y colabora con Banquetes Almanza desde hace aproximadamente 10 años. La falta de eventos lo afecta a él directamente y a los meseros que tiene a cargo. Muchos de ellos son sostén de familias o estudiantes que pagan sus estudios con este trabajo.

“Isra” está en unión libre con su pareja y tiene dos hijos. Entre gastos de servicios básicos y despensa él aproxima que al mes gasta por lo menos 4 mil pesos. 

“Bonita, lo bueno que a mí me gusta ahorrar”, le dice a su pareja, sin embargo no cree que pueda pasar más de 3 meses en cuarentena sin la entrada de dinero “mesereando” en fiestas.

¿Cuál sería el panorama para estos trabajadores en caso de que la contingencia sanitaria se extendiera? Su futuro es incierto, se dicen preocupados pues realmente no saben hasta qué momento será su último día de trabajo, ni hasta cuándo podrán retomar sus actividades.

                                      *  *  *

Los colaboradores “fijos” en la empresa, que se dedican a vender los eventos o en la organización interna de la banquetera, tienen un salario quincenal, por lo que no serán afectados económicamente al nivel de los trabajadores eventuales como Isra, Rosy o Paty. Sin embargo, la perdida de eventos en una temporada alta como esta, por venta de graduaciones y bodas, podría repercutirles en gran medida a todos.

Gabriela Vázquez Solorio, quien es Gerente General en Eventos Almanza, comenta que las fiestas planeadas para abril y mayo se aplazaron, pero al ser mayo, junio, julio y agosto los meses con mayor carga de trabajo, tanto para dueños de salones, como grupos musicales, algunos eventos se celebrarán hasta septiembre. 

Clientes comenzaron a preocuparse de que sus invitados no llegarán y decidieron reagendar, pero es difícil rehacer la logística de eventos y que se coordine con demás servicios, opina. 

Gaby recibe dinero extra por comisión de eventos y el dinero que ganaría esta temporada alta sería para la colegiatura de su hija; “yo tendría dinero hasta septiembre y la escuela no te va a esperar a que pagues hasta septiembre”.

“La gente está muy alarmada y si mis clientes están alarmados obviamente mis eventos o los pueden posponer o los pueden cancelar”, explica Gabriela. 

[relativa2]

En caso de que se llegaran a posponer demasiados eventos por un tiempo prolongado o en el peor de los casos, cancelar, dejaría un vacío económico durante ese “tiempo muerto”, pues no habría flujo de dinero para pagar empleados ni servicios.

Empresas como Almanza están en la cuerda floja y al menos por el momento han decidido cerrar sus puertas, pues el comportamiento del virus en el país aún es difuso y el regreso a la “normalidad” se ve cada vez más lejos.

Este 30 de marzo el Subsecretario de Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, volvió a hacer un llamado a todo México para quedarse en casa durante al menos un mes, lo cual significa una extensión de la cuarentena, por mínimo, hasta el 30 de abril. 

A la par, el Gobierno de Veracruz anunció un paquete de beneficios fiscales y obligaciones dirigido a las micro, pequeñas y medianas empresas, ante las repercusiones económicas de las medidas por aislamiento y sana distancia.

A esto, se añaden los 2 mil millones de pesos autorizados por la federación para otorgar préstamos en el estado de Veracruz para las micro y pequeñas empresas.

En suma, el gobernador Cuitláhuac García, calculó que se beneficiarán a 90 mil empresarios en el estado de Veracruz con las acciones estatales y los apoyos del Gobierno Federal; en las cuales Eventos Almanza podría entrar.

“Los mexicanos somos siempre valemadristas… hasta que no pase algo serio…”, opina Isra, y hace un llamado a la sociedad a cumplir la cuarentena para que pronto mejore la situación en el país, y así como él, su cuadrilla de meseros, Paty, Doña Rosy y los miles de trabajadores sin salario fijo en México puedan retomar sus sustentos lo más pronto posible.

[relativa3]