Coatzacoalcos, Ver.- La detención de un elemento de la policía estatal tras atropellar a un motociclista, terminó en una riña entre uniformados y pobladores del municipio de Oteapan, donde además de disparos y pedradas, hubo daños cuantiosos por tres camionetas volteadas en el ayuntamiento.

Inició del conflicto

Todo comenzó cerca del mediodía de este martes 31 de marzo, cuando una camioneta de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del Estado, arrolló a un mototortillero identificado como Oveth de 15 años, cuando este transitaba sobre la calle Ignacio Allende de la colonia Hueyapan.

El  joven resultó con graves lesiones en el cuerpo y un fuerte golpe en la cabeza, por lo que fue auxiliado por elementos de Protección Civil municipal, quienes lo trasladaron en una ambulancia al hospital de Cosoleacaque. 

De inmediato los habitantes se apersonaron en el punto para detener al policía que conducía la unidad y su acompañante. 

Gracias a la intervención de los policías municipales, los Oteapanecos no lograron lincharlo, pero exigieron que los trasladaran a la cárcel preventiva de esta localidad donde el chófer de la patrulla permaneció hasta las 19:00 horas del mismo día.


Primera riña tras intento de traslado de elemento a la Fiscalía

Alrededor de las 19:30 horas del mismo día, acudieron varios elementos de la SSP para intentar trasladar a su compañero al municipio de Cosoleacaque donde se encuentra la sede de la Fiscalía regional más cercana para comprobar su responsabilidad en este accidente vial. 

Sin embargo, a bordo de motocicletas y a pie, además de armados con palos y machetes los pobladores no permitieron que se lo llevarán pues aseguraban que lo solitarian y fue ahí donde comenzaron los empujones.

En una transmisión de facebook que subieron usuarios del mismo municipio, se observa claramente que sobre la carretera federal en el punto denominado La Cruz, hubo intercambio de golpes y uno de los elementos policiacos accionó su arma al menos en 8 veces contra el suelo para dispersar a los más 200 enardecidos.

Todos corrieron a los costados para cubrirse y evitar que las balas les dieran.

[relativa1]

Incluso los vecinos se refugiaron en sus hogares por temor a que hubieran más disparos. 

Uno de los casquillos que fueron mostradas a E- Consulta, logró rosar en la rodilla a un masculino identificado como Ángel. 

"Aquí esta mira donde me dio esa bala, ellos fueron los que dispararon y por suerte sólo fue un roson imáginate que me hubiese dado en el cuerpo o más personas eso no se vale", dijo el agraviado.

Ello encendió los ánimos entre los hombres, por lo que sin pensarlo desarmaron al uniformado y le dieron una golpiza que lo dejó casi inconsciente, por lo que el resto de los policías decidieron retirarse, dejando a su  suerte a sus dos compañeros.

La riña duró más de una hora en este lugar, y de nueva cuenta los Oteapanecos trasladaron a la comandancia municipal al policía que atropelló a Oveth y al que disparo con severos golpes en la cara. 

"Aquí manda el pueblo y no los policías", gritaban entre la euforia los motociclistas. 


Llegan granaderos a rescatar a los elementos y se desata la violencia

Tras diálogar con los habitantes, el alcalde de Oteapan Berlín López Francisco admitió que la situación si salió de control pero señalaba que estaba de lado del pueblo.

Sin embargo aunque trató de convencerlos de que dejaran que la autoridad hiciera su trabajo, fue abucheado.

"Yo se que estuvo mal lo que hizo el policía y aquí estoy dando la cara porque es mi pueblo, pero tenemos que entender que tenemos que irnos por lo legal y que el policía pague por lo que hizo pero no podemos sobrepasar a la autoridad. Ahorita yo me estoy comunicando con la familia del joven lastimado y me dicen que esta bien, así que espero que esto se resuelva de la mejor forma", indicó el edil.

En las celdas se encontraban los dos uniformados, uno de ellos tuvo que ser atendido por paramédicos pues aseguraba que se estaba desmayando, ante la incredulidad de los inconformes. 

Gritos, chiflidos, golpes con macanas y machetes formaban parte del escenario que se desató frente a la base de la policía municipal, donde el caos y la incertidumbre gobernaban. 

Medio carril de la carretera federal que atraviesa el municipio permanecía cerrado por lo que eran los Oteapanecos quienes decidían como pasaban los automóviles. 

Ante la noche tensa, arribó un convoy de al menos cien elementos de la SSP, Policía Naval, Ministerial y de la Guardia Nacional a la zona violenta. 

"No vamos a agredir a nadie, no vamos a agredir a nadie", gritaban los comandantes de las divisiones que portaban escudos protectores mientras avanzaba en filas siempre alertas ante lo que pudiera pasar. 

En posición de defensa, los inconformes observaron como ingresaron los efectivos aunque los gritos no cesaron con palabras altisonantes.

"Sólo así son buenos con armas, pónganse uno a uno cabrones", se escuchaba por todas partes. 

Lograron ingresar a la celda donde estaban los detenidos y salieron sin problema alguno, aunque cuando ya iban a abordar las patrullas se desató el caos.

"Arrojenles piedras", grito uno de los pobladores y muchos replicaron la acción, por lo que varios escombros rebotaban en los escudos, cascos y las más de 20 unidades.

Los elementos recogieron algunas y también las devolvieron a los pobladores, intercambio que se extendió por casi un kilómetro hasta que se perdieron las camionetas.

Todos corrían con tal de alcanzar a las patrullas, los amenazaban y sin medir el riesgo desafiaron a la ley. 

[relativa2]


Un pequeño grupo dañó unidades del ayuntamiento

Cerca de las 22:00 horas parecía que el conflicto había concluido al retirarse los uniformados, algo que también hicieron algunos Oteapanecos, aunque un grupo de menos de 20 jóvenes se traslado al ayuntamiento para causar daños a las unidades oficiales.

Fueron tres camionetas las que resultaron volteadas y con los parábrisas quebrados, algo que no pudo ser evitado por las autoridades municipales pues la anarquía invadió a estas personas.

Muchos se deslindaron de estas acciones y señalaron que ya no fueron todos.

Sin embargo se desconoce si habrá denuncias ante este hecho.

Mototortillero esta fuera de peligro

Del joven atropellado se supo que tuvo una fuerte lesión en la cabeza sin embargo su hermano confirmó a este medio que ya estaba estable.

"Ahorita nos dijeron que ya le hicieron la tomografía y pues al parecer esta bien. Nosotros sólo pedimos que pague por los daños no queremos otra cosa", expresó su consanguineo.

Habrá que esperar que es lo que ocurre en las siguientes horas, tras este conflicto que encendió las alarmas en el estado de Veracruz.

[relativa3]