Xalapa, Ver.- Son necesarias medidas de políticas urgentes y audaces para contener la pandemia y salvar vidas, pero también para proteger a los más vulnerables de las sociedades de la "ruina económica" y sostener el crecimiento económico y la estabilidad financiera, sostuvo la ONU DESA.

El Modelo de Pronóstico Económico Mundial, que se encarga de estimar los mejores y peores escenarios para el crecimiento mundial en 2020, elaborado por el organismo internacional, sela que el PIB global decrecerá entre 0.9 y 1 por ciento si los gobiernos logran establecer medidas adecuadas para evitar una mayor caída. 

En el mejor escenario que propuso el organismo, con descensos moderados en el consumo privado, la inversión y las exportaciones, y compensando los aumentos en el gasto público en los países del G-7 y China, el crecimiento mundial disminuirá 1.2 por ciento en 2020.

Por otra parte, el peor escenario señala que la producción mundial se contraiga al menos 0.9 por ciento. Aunque el crecimiento mundial puede contraerse más si los gobiernos no toman medidas y las restricciones a los movimientos y actividades económicas se extiendan más allá del segundo trimestre, advirtió la ONU.

La gravedad del impacto por la pandemia del covid-19, la caída de mercados, la baja en precios de petróleo y la suspensión de actividades productivas en el mundo, dependerá en gran medida de la duración de las restricciones al movimiento de personas y las actividades económicas en las principales economías; y el tamaño real y la eficacia de las respuestas fiscales a la crisis.

[relativa1]