Xalapa, Ver.- Estudiantes del Instituto Científico de Educación Superior (ICES) denunciaron la negativa del plantel para reducir el costo de las colegiaturas, a pesar que el estudiantado no acude presencialmente a las aulas.

En voz de una de las afectadas, Daphne Brigitte Hernández, quien es mesera de un café en la zona de Los Berros, al mes se paga una colegiatura de 4 mil 477 pesos, pero en vista de que no acuden, lo justo sería recibir un descuento de al menos 50 por ciento.

En cambio, el Colegio sólo les ofrece pagar en abonos las mensualidades, pese a que la Profeco recomendó a las instituciones educativas privadas aplicar colegiaturas extraordinarias. 

Los estudiantes piden  un poco de empatía de los directivos de la institución con su situación. 

"Lo único que estamos pidiendo es que en la escuela se nos el recurso de bajarnos la colegiatura porque no estamos haciendo uso de las instalaciones, y no es que no queramos pagar la colegiatura, sino que la bajen y por obvias razones no estamos trabajando, todo lo cerraron, no estamos recibiendo nada económicamente y necesitamos que nos ajusten el precio porque no podemos pagarla", explicó Hernández.

Señaló que de parte de los directivos del plantel solo ha habido dilación y excusas para no responder, e incluso la vicerrectora del plantel no da atención a sus peticiones.

Y aunque siguen las clases virtuales por Zoom y por Classroom, estas sesiones son más difíciles de aprender, sumado a que no todos los alumnos cuentan con internet en casa.

A lo anterior, agregó la dificultad para los estudiantes de los primeros dos semestres de acceder a becas o descuentos.

Por otra parte,  Mario Alberto Santiago Villanueva, que realiza trabajo eventual de mesero, acusó que desde que iniciaron las clases, los directivos del ICES ofrecieron apertura a los estudiantes ante cualquier inconformidad, sin embargo, no han recibido ni siquiera la atención a sus protestas.

"No estamos usando la institución como tal y no gastamos luz, ni papel, ni agua" aseguró, refirió y dijo que son al menos 200 alumnos.

Cabe agregar que la Procuraduría Federal del Consumidor  informó que en vista de la suspensión de labores educativas, los planteles particulares y los padres de familia deben negociar el pago de las cuotas mensuales.

Esto, con el principio de que por causa de fuerza mayor, los planteles no pueden proporcionar el servicio de instrucción, y de ahí, que se analice que en marzo y abril las colegiaturas se negocien bajo circunstancias especiales.

La dependencia anunció que una vez transcurrida la emergencia, pueden darse la recepción de quejas e iniciar conciliaciones.