Veracruz, ver.- Una tortuga de la especie Carey fue encontrada muerta en la zona del estero de arroyo Moreno que se ubica entre Boca del Río y el municipio de Alvarado, justo en el inicio de la temporada de anidación de la especie.

El reporte fue hecho por uno de los residentes de un fraccionamiento localizado en la zona, que fotografío el ejemplar flotando en un muelle particular y dio parte de lo ocurrido al Comité de Vigilancia Ambiental certificado por la Profepa “Earth Mission”.

La tortuga de la especie Carey se encuentra protegida por la NOM-059-SEMARNAT-2010 debido a que se le considera una especie en peligro de extinción por autoridades ambientales.

Mientras que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) clasifica a la tortuga Carey en Peligro crítico de extinción.

El hallazgo de este ejemplar ocurrió el 3 de abril y se suma al menos a una decena de tortugas marinas muertas de diversas especies que han sido encontradas en playas de Alvarado y Boca del Río en los últimos tres meses.

Grupos Ambientalistas coinciden en que las muertes de las tortugas podrían ser causadas por malas prácticas pesqueras, debido a las características de golpes o mutilación encontradas en los ejemplares, sin embargo, hasta ahora no existe ninguna evidencia.

Recuento de muertes de tortugas marinas

Los primeros hallazgos de tortugas marinas muertas en este 2020 fueron reportados el 25 de enero en la comunidad de Mata de Uva, en el municipio de Alvarado, en donde pobladores lograron levantar dos cuerpos, mientras que tres fueron arrastrados por la corriente.

Una semana después de eso, dos ejemplares fueron recogidos en la Riviera Veracruzana, entre la playa de Villas Palmira y Lomas del Sol con dos días de diferencia.

Para el 15 de febrero fue recogido un ejemplar de tortuga verde en la zona turística de Boca del Río, luego de que bañistas solicitaron el apoyo de la asociación civil Earth Mission para mantener el cuerpo en buenas condiciones y entregarlo a las autoridades para determinar las causas de la muerte.

En aquel entonces, Sergio Armando González, presidente de la agrupación, entregó el cuerpo en las oficinas de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) para solicitar que se iniciara una investigación sobre la mortandad de los animales.

El ambientalista indicó que las características de los ejemplares encontrados mostraban heridas por prácticas pesqueras, además de que criticó la falta de regulación sobre esa actividad por parte de autoridades federales en el área natural protegida.

Para el 5 de marzo una tortuga marina de la especie Laúd –considerada la especie más grande del mundo- fue encontrada muerta en playas de la Riviera Veracruzana, en las inmediaciones de la zona residencial del municipio de Alvarado.

El 13 de marzo, otro ejemplar de tortuga verde fue recogido en playas de la comunidad del Jiote, también en el municipio de Alvarado, su estado de descomposición impidió estudiar las causas de la muerte.

El último hallazgo antes de encontrase la tortuga Carey este 3 de abril, fue reportado el 21 de marzo en la playa del fraccionamiento privado Lomas del Sol, localizado en la Riviera Veracruzana, una de las zonas de más alta plusvalía en todo el estado de Veracruz.

Hasta el momento, no existe ninguna comunicación por parte de las autoridades del Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano sobre las causas de las muertes o alguna investigación sobre estos hechos.