Coatzacoalcos, Ver.- Al no poder acudir a las parroquias y capillas, derivado de la contingencia sanitaria por la fase 2 del covid-19, feligreses católicos colocaron las cruces de palmas en las entradas principales de sus hogares, para celebrar el Domingo de Ramos.

Es una celebración religiosa que conmemora la entrada de Jesucristo en Jerusalén, dando inicio a la Semana Santa.

De acuerdo con el evangelio de San Mateo del Libro Sagrado se indica que Jesús fue recibido por una multitud inmensa quienes "tendían sus mantos en el camino, mientras que otros cortaban ramas de árboles que tendían en el camino". 

Y cada año los católicos compran una cruz de palma que llevan a las iglesias para que sean bendecidas durante la eucaristía, algo que no pudieron realizar este año por la presencia del coranvirus en el país.

La Iglesia Católica ofreció las misas vía Internet, donde pidieron salud por la población mundial, al tiempo que pidieron a los feligreses aprovechar estos días de cuarentena para tener una mayor comunión con Dios.