Xalapa, Ver.- De los 5 mil 847 casos de covid-19 en el país, 535, es decir, el 9 por ciento de contagios corresponde al personal de salud del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

El IMSS atiende a casi la mitad de la población del país, enfrenta la emergencia sanitaria con 24 mil trabajadores menos: 4 mil aislados temporalmente por ser casos sospechosos y 20 mil más donde figuran médicos y enfermeras que por ser adultos mayores o padecer alguna enfermedad crónica, fueron retirados de sus labores.

El Instituto tiene unos 77 mil médicos y proporcionalmente habría 175 veces más contagios entre personal de salud que entre la población de todo México.

Y, pese al alto riesgo que corren los trabajadores de la salud en pleno ascenso de la epidemia, las delegaciones y hospitales del IMSS todavía buscan proveedores, de manera desesperada y cada uno por su cuenta, de todos los insumos necesarios para proteger a su personal.

Esta semana al menos 17 delegaciones del IMSS convocaron a adjudicaciones directas para comprar cientos de miles de máscaras N95, cubrebocas, batas quirúrgicas, gorros, gafas protectoras y demás equipos que desde marzo han intentado adquirir, en casi todos los casos sin éxito.

De acuerdo con Malaquías López, especialista en salud pública de la UNAM, explicó que el personal de salud tiene más riesgo de contagiarse porque, al atender a pacientes confirmados, la exposición al virus es muy intensa.

"Alguien que nada más tenga un respirador N95 y no tenga ni guantes ni nada que le proteja la cara, pues seguramente va a tener mucho mayor riesgo de contagio", dijo.