En México más de 47 millones de personas no cuentan con agua diariamente o de forma continua, lo que compromete el cumplimiento de las medidas de higiene y lavado de manos para hacer frente a la propagación del coronavirus.

Ante esta panorama el Consejo Consultivo del Agua (CCA) y las dirigencias de la Asociación Nacional de Usuarios de Riego (ANUR) y de la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento (ANEAS) se comprometieron a apoyar y difundir, las acciones emprendidas por la Comisión Nacional del Agua (Conagua), encabezada por la directora general Blanca Jiménez.

El reto que se presenta es grande, sobre todo, ante la sequía que se empalma con la emergencia sanitaria, por lo que en las últimas semanas se ha presentado un aumento del consumo domiciliario de agua y falta de pagos del servicio por parte de los ciudadanos.

De acuerdo con la ANEAS, actualmente se ha incrementado la demanda de agua en hogares hasta en 30% y al mismo tiempo, ha disminuido en 50% el pago por el servicio de agua, lo que compromete la operación de los organismos de agua del país, para garantizar el suministro a las localidades y comunidades.

Lo anterior dificulta el pago de tarifas de energía eléctrica, principal insumo que representa  60 por ciento de los gasto de producción que permiten llevar el agua a los hogares, hospitales, y centros de trabajo.

Lamentablemente, muchos prestadores de los servicios de agua y saneamiento no están pudiendo cubrir los recibos de energía eléctrica, lo que podría ocasionar cortes, afectando el servicio para los hogares, hospitales, centros de salud y empresas esenciales para combatir la contingencia.

Frente a esta problemática, el CCA hizo un llamado a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para que se implementen, de manera urgente, las acciones necesarias para que los 692 organismos operadores de agua y casi  mil 800 municipios que prestan el servicio de manera directa, no vean afectada su operación por cortes de energía eléctrica.

Para ello, la ANEAS trabajará en una propuesta que será presentada al titular de la CFE para que, en el periodo que dure la emergencia sanitaria, se implemente una moratoria de pagos.

Junto con esta acción se están buscando apoyos necesarios para que los hogares que no tienen garantizado el acceso diario al agua cuenten con el recurso para cumplir con las medidas de higiene recomendadas por la Organización Mundial de la Salud y las autoridades del sector salud en el país.

Adicional a estos esfuerzos se realizará una campaña para fomentar la cultura del pago de los servicios de agua y saneamiento, a fin de que los operadores cuenten con los recursos para sus operaciones.

Cabe mencionar que México tiene las tarifas de agua más baratas del mundo, pese a que la producción de un metro cúbico de agua para consumo domiciliario tiene un costo promedio de 19 pesos, los usuarios solo pagan 3 pesos por metro cúbico.

Con información de La Silla Rota