Xalapa, Ver.- El fin del coronavirus alterará el estilo de vida de los millennials, el que probablemente será reemplazado por los patrones de consumo de las generaciones anteriores, esto mientras persista el distanciamiento social y el temor a contraer el virus, según El Financiero.

Ante la contingencia sanitaria, los consumidores cambiaron de preferencias, pues ahora dejaron de gastar en experiencias y comenzaron a comprar cosas, por lo que es muy probable que después del covid-19 gastarán más en mejorar sus hogares que en servicios y experiencias que involucren espacios públicos y multitudes.

Por eso hay que tener en cuenta que estas son las tres razones principales por las que el consumo cambió y se redujo la compra de cosas, al mismo tiempo que aumentó la compra de experiencias.

1. - La primera es que entre 2006 y 2014 el número de hogares habitados por sus propietarios en Estados Unidos disminuyó en casi 1 millón, mientras que el número de viviendas habitadas por inquilinos aumentó en 7 millones, siendo aún mayor entre los jóvenes.

2.- Los cambios tecnológicos mejoraron el consumo basado en experiencias. Los teléfonos inteligentes y las redes sociales hicieron que fuera más fácil mantener grandes grupos de amigos y conocidos, y descubrir restaurantes y formas de entretenimiento de una manera que no era posible hace una generación.

Uber hizo muy fácil llamar a un automóvil en ciudades que no contaban con un buen servicio de taxis, mientras que los "me gusta" en Facebook e Instagram hicieron que viajar y salir a comer dieran estatus social.

3.- La demográfica. A principios de la década de 2010, cuando el mercado de la vivienda estaba estancado, estos cambios tecnológicos se estaban consolidando, particularmente entre la creciente población de millenials, cuyos miembros tenían cerca de 20 años. Esto aseguró un mercado vasto y acogedor para este estilo de vida. En 2010, tres de los cinco mayores grupos demográficos (divididos en grupos con diferencia de 5 años) de Estados Unidos incluían a personas entre 15 y 29 años.

Por eso es que hasta que el sector salud encuentre la vacuna para combatir el coronavirus la economía basada en experiencias probablemente será una versión desmejorada de lo que solía ser.