Veracruz, Ver.- Lidia es repostera desde hace nueve años y con la llegada de la contingencia por covid-19 creyó que sus ventas bajarían, pero las cosas fueron muy distintas ya que ella vio la oportunidad de innovar sus diseños y hacerlos más atractivos para sus clientes realizando pasteles en forma de coronavirus.

Pese a que la mayoría de los negocios en el puerto de Veracruz han cerrado, hay otros que se niegan a bajar sus cortinas y desde casa se las ingenian para subsistir lo que reste de la cuarentena, uno de esos negocios es la pastelería de Lidia.

Desde su casa prepara infinidad de diseños con la temática que ahora está de moda: el coronavirus.

Esta idea surgió de la mano de su hermana quien le sugirió que elaborará pasteles con este concepto.

Desde ese entonces Lidia no ha parado su producción y asegura que cada vez son más clientes que se suman a hacerle pedidos, en lo que va de la contingencia lleva vendido más de 21 pasteles.

La mayoría de sus clientes son personas que cumplen años en los meses de abril y mayo quienes hacen festejos familiares y aprovechan para presumir los diseños que ella hace.

El precio varía de acuerdo al tamaño del pastel, en promedio ronda entre 200 y 400 pesos. 

"La gente siempre busca comer y como luego están encerrados pues están de antojo, yo no pensé que iba a tener trabajo en estos días por la contingencia y la economía a la gente no le estaban pagando y como el pastel no es una necesidad", dijo Lidia.

Aunque ella cuenta con estudios de posgrado en Administración Hotelera desde niña amaba la repostería es por eso que en sus tiempos libres tomaba clases en el hotel donde trabaja.

Lidia nunca se imaginó que años más tarde este sería el negocio que le dejaría buenas ganancias y la satisfacción de brindarle a las personas un poco del cariño con el que hace sus pasteles.

"Yo me puedo pasar todo el día haciendo mis pasteles, me hace muy feliz", comentó Lidia, asegura también que ya cuentan con sus clientes de base quienes la buscan para cualquier evento.

Cada diseño es único y Lidia le pone su toque personal pues sabe que sus clientes la buscan por la calidad de sus productos e incluso hay personas que mandan sus pasteles a otros estados del país.

Debido a que el Gobierno del Estado tuvo que implementar hace algunos días medidas extremas de prevención, como el cierre de calles en el centro de la ciudad o la instalación de cercos sanitarios, lo que llevo a distintos comercios a cerrar sus puertas entre restaurantes, bares, florerías y de más locales que no son esenciales para los consumidores.

Hay personas que se niegan a parar labores, pero sin quebrantar las normas de sana distancia e implementando nuevos métodos para atraer al público.