Desde que empezó la cuarentena por covid-19, en redes sociales se comenzó a compartir el "challenge" de que si no habías leído un libro, bajado unos kilos o hecho ejercicio, no te faltaba tiempo sino disciplina. Sin embargo, esta información no tomaba en cuenta que el ansiedad y el estrés no estaba en cuarentena.

En La Cadera de Eva lanzamos el podcast con el mismo nombre de esta nota, donde nos acompañó Lorena Herrejón, médico general con especialidad en nutrición deportiva y vegana, ella nos compartió que lo más importante de esta cuarentena no es estar delgados sino "salir vivos".

Que los problemas que ya teníamos antes de la cuarentena no se van a resolver durante este periodo o después, sino conocemos su raíz, es decir, por qué comemos como comemos. ¿Tenemos ansiedad, nos angustia algo?

Un libro que recomienda en sus sesiones es ¿De qué tienes hambre?  de Deepak Chopra, el autor pregunta, ¿por qué estás comiendo como lo estás haciendo? ¿Es hambre de diversión, de amor, de familia de tiempo libre?

Reconcíliate con tu cuerpo

Para la nutrióloga Herrejón, la demanda hacia las mujeres de un cuerpo delgado corresponde a las exigencias del sistema patriarcal, que de por sí ya les sobre exige demasiado, "ahora les dice tienes que estar flaca".

Lo más importante es comer sanamente y "qué es comer sanamente" le preguntamos, es comer "comida". Y sí, pero que es comida, "ella nos decía que todo", así como lees, todo es comida. El punto es que elijamos alimentos lo menos procesados posibles, porque además de que no nos van a alimentar tampoco nos harán sentir bien.

En cada comida tienen que estar presentes las verduras y las frutas, y ya si comes carne, pues carne. "No pasa nada si un día comes pizza, el problema sería que la desayunarás y la comieras".

La culpa es nuestra peor enemiga. Así que durante esta cuarentena, no vamos a resolver una relación tóxica con la comida si antes no hacemos las paces con ella y con todo aquello que nos impulsa a comer.

Además, señaló que estar a dieta en cuarentena es contraproducente, porque existen regímenes muy estrictos donde te mandan de cena 5 galletas maría, dos salchichas asadas y queso panela, vas a bajar de peso pero no te estás nutriendo. "Al final de una dieta, subes de peso, no debemos hacer dieta, sino aprender a comer, hacer las cosas mejor, reconciliarnos con nuestro cuerpo, entender qué cosas nos nutren que cosas que no", compartió la nutrióloga.

Un consejo que dio Herrejón para La Cadera de Eva fue : "cuando tienes hambre pero piensas en unos pingüinos o unas galletas, no es hambre, es antojo, hay que aprende a identificar estas diferencias".

Con información de La Cadera de Eva