Veracruz, Ver.- Luego de 55 días de la Jornada Nacional de Sana Distancia, en donde la encomienda es permanecer en casa y reducir la movilidad, con tal de disminuir la curva de contagios, en Veracruz no se ha seguido el "quédate en casa" al pie de la letra.

De acuerdo con un informe de la plataforma Google, que rastrea la ubicación y movimientos de las personas por medio de sus teléfonos celulares, se descubrió que más del 80 por ciento de los Veracruzanos no acata el #QuédateEnCasa.

Este número de la población continúa saliendo a casa y transitando entre municipios y por las ciudades, y realizando aglomeraciones en lugares públicos, de acuerdo con las métricas de Google.

Varios casos de desacato a esta indicación han sucedido en Veracruz, los cuales en su momento fueron reportados por La Silla Rota, en esta ocasión se hace un recuento de los sucesos en donde ciudadanos ignoraron la Sana Distancia y aumentaron el riesgo de contagio de covid-19.

Turistas y manifestaciones

Durante los primeros días de la pandemia, se reportó por parte de ciudadanos, la gran cantidad de visitantes que llenaban espacios turísticos del puerto de Veracruz, como el paseo del Malecón y el Centro Histórico.

Fotos y videos circularon, en donde se podían apreciar las grandes cantidades de personas que, sin guardar distancia entre sí, deambulaban por estos sitios, así como ingresaban a cafeterías y restaurantes de la zona.

Aunado a esto, comerciantes de la zona de Villa del Mar, en las playas de Veracruz, se negaron durante varios días a cerrar sus locales, debido a que no se encuentran catalogados dentro de los negocios esenciales.

Tal fue la resistencia, que el alcalde Fernando Yunes Márquez solicitó al gobierno del estado el uso de la fuerza pública para retirar a los palaperos, sin embargo, días después de negarse, aceptaron cerrar los comercios y permitir el desahogo de las playas.

Paralelamente, varias manifestaciones se han realizado en la ciudad, incluyendo marchas multitudinarias, ya que varios sectores de la población, en especial personas que viven al día con sus ventas, se encuentran en crisis y piden al gobierno apoyos económicos para sobrevivir a la pandemia.

Cabe recordar, que el municipio de Veracruz es el foco rojo de la pandemia en el estado, acumulando cerca de 700 casos confirmados, cifra que se encuentra en rápido ascenso.

Fiestas de XV años

El 25 de abril, en el municipio de Las Choapas, una familia realizó una fiesta de XV años en celebración a su hija, por fortuna, elementos de la Policía Municipal arribaron luego de recibir la alerta del festejo.

Los uniformados pidieron a la familia que cancelara la fiesta, por motivos de la contingencia sanitaria que también aplica en el sur del estado.

Los organizadores de la fiesta acataron la indicación y pidieron a los chambelanes que despidieran a las varias decenas de invitados que ya habían llegado al festejo.

Por su parte, en el municipio de Medellín de Bravo, el 9 de mayo, personal de Protección Civil del Ayuntamiento acudieron a una finca, en donde se tenía reporte de una fiesta multitudinaria que se realizaba.

Al llegar al lugar, los encargado de PC pidieron a la familia y organizadores que dieran por terminada la fiesta, puesto que están prohibidas durante la Jornada Nacional de Sana Distancia.

Sin embargo, se negaron a ponerle fin a la aglomeración, debido a que se realizaba en propiedad privada, por lo que pidieron a los encargados de Protección Civil que se retiraran del lugar, sin cancelar la celebración.

Otras fiestas

Con respecto a las medidas de salud, se pide a la sociedad evitar reunirse con la familia, en especial si no se vive con ellos y si hay personas de grupos vulnerables del covid-19.

La omisión esta vez fue por parte del regidor quinto del Ayuntamiento de Veracruz, José Antonio Salazar Ríos, quien organizó una fiesta en honor del cumpleaños de su padre, al cual acudieron más familiares, esto el 15 de abril.

Asimismo, un grupo de mariachis amenizó la fiesta, en donde ninguno de los asistentes guardó distancia con el festejado de 72 años, de acuerdo con fotografías filtradas en redes sociales.

Otro suceso ocurrió en el sur de Veracruz, en donde un grupo de jóvenes que se hacen llamar Coatza Shore, organizaron una albercada en una finca, el día 25 de abril, a la cual asistieron al menos una docena de jóvenes, quienes evidentemente no acataron la Sana Distancia.

Al día siguiente, los organizadores realizaron una transmisión por medio de Facebook Live, en donde explicaron que supuestamente, la fiesta fue con la finalidad de reunir víveres para entregar a familias que sufren por la falta de sustento durante la cuarentena.

También se justificaron, argumentando que son jóvenes y que de contagiarse, no van a ir a las casas a esparcir el coronavirus.

"Dejen vivir la vida a uno, si nosotros nos queremos morir si nosotros nos queremos contagiar pues es muy nuestro problema."

Filas por pizzas y mariscos

Los casos más recientes sucedieron en dos fechas importantes para prácticamente toda la población mexicana, el 30 de abril, Día del Niño y el 10 de mayo, Día de la Madre.

Las aglomeraciones de la primera fecha sucedieron de forma casi simultánea en varias ciudades de la república, cuando grandes cantidades de personas salieron a las calles y abarrotaron sucursales de la cadena de pizzerías Little Caesars.

Largas filas y grupos de personas esperaron afuera de las pizzería, con tal de comprar alguna promoción especial para los más pequeños de la casa.

La molestia por esta acción fue masiva en las redes sociales, en donde varias personas denunciaban las largas filas afuera de los locales del puerto de Veracruz.

Las aglomeraciones duraron varias horas, durante las cuales la venta de este alimento no se detuvo por parte de la cadena de comida rápida. Debido a esto, la sucursal del Coyol, en Veracruz, fue clausurada una semana después, de las aglomeraciones.

Algunos comentarios en redes sociales reclamaban que debido a esta imprudencia masiva, los números de contagios se iban a disparar en la ciudad.

El sinestro pronóstico al parecer se cumplió, ya que durante los días previos a este fin de semana, personal del Hospital General del ISSSTE en Veracruz reporta el aumento de personas que llegan a urgencias con síntomas sospechosos de covid-19.

Y el más reciente evento de desacato de las medidas de Sana Distancia ocurrió el día 10 de mayo, en varios puntos de la ciudad.

Reportes en redes sociales indicaron que en algunos tianguis de la ciudad, como los puestos del callejón Abasolo, llegaron grupos de personas, sin cubrebocas ni respetando la sana distancia, a comprar regalos para las madres.

Asimismo, en el mercado Plaza del Mar, fue realizado un operativo el día 10 de mayo, en donde personal del ayuntamiento y de seguridad pública descubrieron que varios locales no suspendieron actividades, y permitieron aglomeraciones de personas.

El lugar fue vaciado por las autoridades, ya que encontraron personas en el área de comida, además de comprando pescados en los diversos comercios dedicados a los productos del mar.

Luego de esto, en redes sociales se repitió el reclamo, de que esta situación traería consecuencias con el aumento de casos en la ciudad y en la zona conurbada, lo cual, a 7 días del suceso, está por comprobarse.