Veracruz, Ver.- Vecinos de la colonia centro de la ciudad de Veracruz, exigieron la verificación y clausura de un establecimiento que supuestamente opera de manera clandestina como crematorio.

La operación de este negocio generó temor entre los residentes, quienes afirman que los malos olores y el humo que sale del lugar puede ser contraproducente para su salud, debido a la emergencia sanitaria por coronavirus que se vive actualmente.

El establecimiento se ubica en una privada de la calle Nezahualcóyotl, entre Carlos Cruz y Velázquez de la Cadena; los vecinos afirman que este lugar presta servicios funerarios y sirve como bodega para almacenar féretros.

Sin embargo, en la última semana perciben que malos olores y humo sale del lugar durante las noches y madrugadas, lo que les hace sospechar que el negocio realiza cremaciones sin contar con las medidas adecuadas.

“Lo que pasa es que hace tiempo pasaron levantando firmas para poner una funeraria; pero últimamente, esta semana, nos damos cuenta que no es una funeraria, es un crematorio, todo el humo llega al patio de donde yo vivo y todo ese humo es contaminante y a la larga nos hará daño”, declaró una vecina.

Los inconformes bloquearon la avenida Ignacio Allende para solicitar la presencia de autoridades de la Secretaría de Salud, para clausurar el lugar por las quejas antes mencionadas.

“Atención Secretaría de Salud, cómo existe un lugar como este en medio de una comunidad poblada, en el centro de Veracruz, necesitamos de su ayuda ya que no hay quien resuelva nuestro problema”, se podía leer a la distancia en los carteles que portaban durante la protesta.

 

 

 

El establecimiento se encontraba cerrado al momento de la manifestación, en el exterior no tienen ningún letrero que confirme que se trata de una funeraria o crematorio, pero cuenta con cortinas metálicas que hacen evidente que se trata de un negocio.

Una de las vecinas que se manifestó, aseguró que la mayoría del tiempo las puertas del lugar están cerradas, pero la semana que concluyó se pudo notar la presencia de personas y el humo que salía del sitio, así como malos olores que invadieron las casas alrededor.

“Anoche fue toda la madrugada que estuvieron quemando ahí, siente uno en la garganta picazón, una pestilencia que no la soporta uno, porque ya no se aguanta, queremos que quiten eso”.